Páginas vistas en total

viernes, 10 de junio de 2011

ELLOS FUERON LOS CULPABLES

Mi nombre, es Mikele Dalefuerte Tocinero, quiero contar, la verdad de aquella triste y desagradable historia. Si, si. Nos mandó nuestro Jefe, que es un bendito de Dios y nos lo dejó bien claro "sólo en caso de legítima defensa" y nosotros, así lo hicimos. Nos desplazamos en las lecheras, sólo éramos dos mil y ellos, más de trescientos, aquella turba mal vestida y peor alimentada, enviada por sus jefes con la consigna "matar." se congregaron en patrullas de a dos y nos rodearon por todos los sitios, en su mirada pudimos ver la fiebre producida por aquellas drogas malignas, que les obligaron a tomar (según creo, Biagra y cosas peores)nosotros, sólo éramos jóvenes, dispuestos a morir por nuestra justa causa, pero no estábamos dispuestos a dejarnos violar sin defendernos. Nos enseñaban sus manos y con sus voces guturales cantaban!! Estas, estas, estas son nuestras Armas!! Nosotros que podíamos hacer... yo que podía hacer.

Cuando la vi moviendo sus manos y gritando, estas son nuestras armas, algo se rompió dentro de mi alma y al verla atacar a aquel joven rubio que estaba a su lado, cuando vi que la cabeza del golpe de sus pestañas se rompió como si de una sandía se tratara, no lo pude resistir, fui corriendo hasta donde se encontraba la malvada y con mis mejores palabras, le recriminé su acción. ¿No ves malvada que luego la culpa nos la van a echar a nosotros? ¿No ves que aquí sólo hay unos pobres políticos que están defendiendo tus derechos.? La respuesta de la muy taimada, la tenía bien aprendida. ¿Qué derechos? no tengo trabajo, me han quitado el piso, por no poder pagar la hipoteca, mi marido es uno de los cinco que anoche tuvieron que dormir en el truyo. Y sin otro comentario, ni yo haber hecho nada que le pudiera molestar, se lanzó hacia mi y antes de que me pudiera defender, después de darme una fuerte paliza con sus largas pestañas, me violó y mientras yo sólo podía pensar... perdóneme jefe. Usted Tenía razón. Sólo en caso de defensa propia.
pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario