Páginas vistas en total

lunes, 26 de septiembre de 2011

NO ME ESPERES A COMER. FIN

De nada sirvió el llanto de una mujer, la burocracia no entiende de sexos la ley es la ley y usted está fuera de la ley y además de haber perdido todos sus utensilios, tiene varias sanciones, una por atentar contra la salud pública, otra por no haberse dado de alta como empresa, la tercera por no haberse dado de alta en el I.A.E. tragándose el pago de los módulos y lo que eso conlleva. A Margarita le cayó el mundo a los pies, la mujer fuerte y trabajadora que era hasta ahora, desapareció para dejar paso a una anciana, que a duras penas pudo regresar a su casa. Cuando acompañada de aquella vecina, Margarita entró en su casa y le dijo a Marcial que le habían dicho, que si no podía pagar las multas, le embargarían la casa y no podrían seguir viviendo en ella, Marcial sintió un fuerte pinchazo en el corazón y abrazando a su mujer, con una dulce sonrisa en los labios, le dijo. Amor, nosotros siempre hemos sido felices y nunca nos hemos “arrugado” ante las desgracias ¿verdad? Margarita, abrazó a su marido y las lágrimas y los besos, dejaron su húmeda señal en la chaqueta del hombre que la amaba.
NO ME ESPERES A COMER, hoy tengo que asistir a una reunión y creo que ya podemos tener el futuro resuelto, si me dan el puesto de trabajo (y creo que me lo darán) nuestros problemas estarán resueltos y quizás para siempre. Después de abrazar a su mujer y de dejarla un poco más animada, Marcial tomó el camino de aquel organismo donde su mujer había pasado tan mal trago sólo hacía una hora. En esta vida todo tiene arreglo menos la muerte. Iré y hablaré con esas personas, el daño que hemos hecho, creo que no es tan grande…Todo tiene arreglo. La reunión fue desastrosa, la sensación de haber cometido un gran delito, anidó en el pecho de Marcial, pero no pudo olvidar que su mujer, había sido humillada y amenazada en ese mismo despacho, faltó al respeto a quien pensó que no tenía culpa, cogió el coche y sin rumbo se hizo a la carretera, en su corazón el dolor arreciaba, en su cerebro, mil y una ideas todas de color negro, le hacían debatirse en un mundo donde todo eran puertas que se cerraban antes de que él pudiera llamar, siquiera para pedir una ayuda, sube el dolor en su pecho y en la garganta, un nudo que le impide pensar con cordura, el ritmo de su corazón le repite Marcial, como has caído tan b…
El camión que lo arroyó era de una empresa que mal pagaba a sus empleados, el hombre que conducía, un momento antes pensaba…Si pudiera, me iría a Australia, dicen que allí, la gente tiene trabajo y que nadie explota a…Margarita, acompañada de su hijo Luis, llegó al Juzgado, pero en su estado de Alzheímer no sabía a qué iba con aquel señor tan simpático que la abrazaba con tanto cariño. Ella sólo tenía una idea clara, “Marcial eres el más grande”.
Pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario