Páginas vistas en total

jueves, 8 de diciembre de 2011

TERESA LA CASTAÑERA

A los catorce años, Teresa entró a servir en la casa de aquella familia, sus padres habían muerto y su hermana Consuelo, se había casado con un hombre brusco y de muy mal genio, él había pensado que Teresa entraba en el mismo lote, pero Teresa era mucha Teresa y sin decir adiós, desapareció sin dejar rastro. El hombre y su mal genio, buscaron a Teresa con aviesas intenciones, pero ante lo imposible, se conformó con martirizar durante toda su vida a la pobre Consuelo. En la casa de los Zaldívar, el servicio, estaba muy bien mirado, la señora Teresa, era la que llevaba todo lo relativo a la casa y controlaba el trabajo de la cocinera y de las dos doncellas, cuando llegó Teresa a la casa, la encargada del servicio, preguntó a la niña cual era su nombre y al decirle que era Teresa, dos lágrimas brotaron de los ojos de la mujer, al pensar en aquella otra Teresa, su hija que perdió hace tantos años y a la que nunca olvidó. Para Teresa, la niña Teresa pasó a ser su preferida entre todas las del servicio, su único interés, era que la niña conociese las costumbres de la casa y que para todo se hiciera imprescindible, la niña, se refugió en el cariño de esta buena mujer, que a partir de entonces y durante mucho tiempo fue toda su familia.
El tiempo, no pasa en vano y cuando se está a gusto, transcurre como una exhalación. Cuando se levantó aquella mañana, fue a buscar a su amiga-madre, al llegar a su habitación, se dio cuenta de que Teresa no se encontraba bien y llamando a la señora de la casa, la señora lo primero que hizo fue mandar llamar al médico y quedarse atendiendo a la pobre Teresa, la joven Teresa ya hecha una mujer, no se separó ni un solo momento de la cabecera del lecho de la enferma, cuando llegó el doctor Valera, médico de cabecera de la familia Zaldívar, reconoció a la enferma y llevando a la señora de la casa hasta el salón, le dijo: señora, a la pobre Teresa sólo le quedan dos días de vida, voy a mandar que una ambulancia se la lleve al Hospital, por qué allí su sufrimiento, será menor. Cuando la joven Teresa se enteró por la señora de que su protectora, iba a morir, el dolor rompió su corazón y pidió a Dios que en vez de llevarse a su madre Teresa, se la llevara a ella, ya que se quedaba sola en la vida y no sabría que hacer, al llegar la ambulancia, la señora le encargó que la joven, acompañara a la enferma hasta el hospital y así podría tener tiempo para despedirse de la persona a quien tanto quería. pepaherrero FIN DE LA 1ª PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario