Páginas vistas en total

miércoles, 13 de junio de 2012

JAIME IBORRA, MI AMIGO

Corría el mes de Marzo del año dos mil diez…yo era tan joven…aquellos señores que yo a penas conocía, tuvieron la gentileza de invitarme a exponer junto con tres compañeros más en el Casino Mediterráneo y a los pocos días nos reunimos con los otros pintores en el Ateneo de Alicante, para hablar de la exposición. Tal vez se tratara de un sueño, o quizás era una pesadilla, pero por fin llegó aquel día y por el matrimonio Roca-Sansano, fui presentada a los otros tres pintores, Eloy, Paco y Jaime, tres especiales amigos para siempre, las otras tres patas de la mesa, en la que yo haría de cuarta, pero que nunca conseguiría equilibrar. Esta mañana, mi marido venía de regreso de su diaria visita a la zona de los juzgados de Benalúa, donde a él le gusta ir y donde yo tengo mí estudio, después de hacer su cotidiana visita y ya de regreso, en la esquina del Colegio de Enfermería, vio la inequívoca figura de Jaime y por si faltara algo, con la camiseta de la selección española, roja que te quiero roja, el coche no era de Iborra, allí estaba Bermejo y por si fuera poco, la siempre alegre y simpática Olga Santos. …Y me cogió en la ducha, sonaba y sonaba sin cesar, el maldito teléfono, no tiene consideración con una pobre mujer que se está duchando…seguro que son los de…que me ofrecen cambiar de compañía, no, no lo cojo, pero el, insiste que te insiste, me va a quemar los nervios…este me va a oír…digaaaa, muñe que soy yo…en tú tía la del pueblo…mira, que estoy en el Colegio de Enfermería con ellos y voy a ayudarles…pues que bien que alegría me das…Jaime Iborra…cada vez que pienso en él, la idea es la misma, si cuando expusimos en el Casino, ya era un maestro, ¿Cómo ha podido aprender tanto y de quien? Sus obras de hoy son verdaderas obras de arte, reconocidas por todos los mejores pintores de la asociación. La envidia sana me corroe, cuando llega mi marido, le hago el comentario y él a su vez me cuenta a modo de anécdota, que esta mañana le decía Iborra que yo, había escrito algo bueno de él en una ocasión, pero esta es una buena ocasión (ya sé que me repito, pero ¿Y qué?) para decirle cuatro cosas a mi buen amigo, estoy orgullosa de tenerte por amigo y así poder presumir de ser amiga de un gran pintor, pero muy, muy, muy por encima de tu calidad de pintor, está la de gran persona (y no te creas que va con segundas) tú naciste grande y grande serás para siempre y lo ilógico pero cierto es que tú cuerpo es muy grande, pero tú corazón lo es mucho más y no me pesa decir que si tú eres grande, también formas parte de una familia de grandes y maravillosas personas. Por y para ti y para todos los tuyos, el abrazo de tú amiga y compañera (CON ORGULLO). pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario