Páginas vistas en total

sábado, 8 de septiembre de 2012

LA REBELIÓN DEL ESCLAVO

Lastima, con el tiempo que nos estuvieron mandando y nosotros no fuimos capaces de aprender nada de ellos. Y mira que pudimos (y no quisimos aprender sus valiosas lecciones). Cada código, tenía sus jueces, cada delito su sentencia y quien no quería cumplir con sus obligaciones, pagaba con multas que tenía que pagar con bueyes u ovejas, si el juicio era de carácter civil, la pena era fijada por el juzgador. Sólo se puede torturar a los esclavos (y ojo al dato, que pudiera ser importante) sólo se puede condenar a muerte a quien altere la paz pública y otros grandes delitos. A los testigos falsos, se les arrojaba desde una roca (La Roca Tarpeya) así mismo, este era el destino de los traidores. A los que robaban mieses, se les colgaba. A los incendiarios, se les quemaba vivos. A los que robaban, se les pedía una reparación satisfactoria y en caso de no poder reparar el daño causado, EL LADRÓN pasaba a ser esclavo del robado. Aquí me gustaría hacer un inciso y llevar la mula hasta el carro. Desde hace muchos años (en general) y unos cuantos en particular, piensan los políticos, que el coto del señorito es suyo, por lo que van de caza aunque la veda, esté cerrada, roban y despilfarran a manos llenas y luego siempre buscan las excusas pertinentes, para que sean otros los paganos, pero la Ley era clara, si robas, pagas. Y si no pagas eres esclavo, por lo tanto y aplicando las leyes, los políticos, banqueros y demás casta de descastados, lo tienen claro, unos a la horca, otros a la hoguera y los más y peores o pagan, o esclavos o se les aplicará, la Ley de Talión, ojo por ojo y diente por diente. Si estos aprendices de brujo, supieran que enfrente se van a encontrar con alguien que les aplique la justicia, seguramente, se lo pensarían para entrar a robar en corral ajeno, pero unos reparten, que en todas partes, puede quedar un corrupto, otros amenazan…y quedan muchos cobardes y a otros les llega la Ley cuando ya se ha muerto el burro…esta es la fiesta de Roque. Pero tener por claro y seguro, que a cada “cerdico”, le llegará su San Martín.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario