Páginas vistas en total

lunes, 26 de noviembre de 2012

A TORO PASADO

Aunque no es que me guste mucho la política y lo mío es más bien algo de sadismo, ayer, no me aparté del televisor, quería saber, como es posible, que otros también lo quisieran, como acababa la aventura de Don Arturo Mas, en mis ánimos estaba el ver un nuevo amanecer en la historia catalana, pero el pueblo catalán, no estaba para cambios saltando hacía la nada, aquí empieza el ocaso de un nuevo mesías, lo de ¿con quien se va a aliar?, es lo de menos, los que quieran ser compañeros de viaje, querrán sacarle el jugo, pero Don Arturo, como dicen en mí pueblo, ya está más seco que la mojama. Hasta parece que en la rueda del destino, podrían matrimoniar C.I.U. y P.P. y yo me paro a pensar ¿Por qué no? y si esto llegara a ocurrir, me gustaría que me guardaran una cría, si es hembra, le pondría Ciupepa, aunque la verdad es que ni loca, me gustaría ver un Parlamento, por muy catalán que fuera, gobernado por los Tirios y los Troyanos a la vez, en fin Don Arturo, le mando mis condolencias y le deseo buen viaje, pero creo que su viaje, él sólo se irá agotando y muriendo por el camino, mesías, sólo se puede ser una vez en la vida y si tus seguidores no te salvan, luego ya sabe, que lo espera la cruz. Tengo unas grandes ganas de que llegue el próximo mes de Diciembre, puede que me traiga novedades y desde ahora, les prometo a mis lectores, que van a poder descansar de mí y de mis historias, durante unas buenas vacaciones, pero eso está por llegar, si sale bien la cosa, luego tendré nuevas historias para contarles y espero que por nuevas, serán de su agrado. Hoy hemos ido al Campello, a poner gasoil al coche y de paso dar un pequeño paseo por la playa, en nuestro paseo, Manuel el pescador, estaba ocupando su sitio en la playa, ¿Quién no ha pasado por la entrada del Campello y a la altura de Cabo azul, no se ha encontrado a Manuel, bueno, no es que esté siempre, por qué los días que no van a picar, él no pierde el tiempo y se queda a jugar la partida al dominó. Algunos pescadores, cuando llegan a sus sitios favoritos y no ven en el suyo a Manuel, recogen los aparejos y sin molestarse en lanzar sus cañas, se vuelven a sus casas. Ya saben que la pesquera está hecha. Manuel, a veces, nos cuenta sus historias de cuando andaba embarcado, o de sus pesqueras en la costa, yo no dudo de Manuel, pero alguna de sus hazañas, me cuesta mucho llegarlas a creer del todo. En aquella ocasión, ya estaba jubilado y un pescador de secano, le invitó a ir en su barco a pescar al “Fuerte” a mí que no me pregunten lo que es eso, por que no tengo ni la más remota idea, pero tiene que ser algo impresionante. Cuando el radar, el G.P.S. y el no sé que más, indicaron que estaban en la zona, empezaron a lanzar los aparejos. Los carretes, casi se quedaron sin líneas el hilo de los anzuelos, se terminaba en los carretes y no llegaban a fondo, la pesquera se iba llevando con alegría, cuando de momento, el aprendiz de pescador, con un grito, hizo ver a su compañero que tenía un gran problema, sin saber ni como ni por qué, el hilo de la línea, se le había enrollado en todo su cuerpo y al parecer, fue en tan mal momento, que un buen ejemplar de pez, mordió el anzuelo y el hilo apretaba todo el cuerpo del desventurado pescador. Manuel, tuvo que pasar mucho tiempo tratando de cortar el aparejo, a veces hizo daño a su compañero, pero el hilo, cada vez estaba más tirante, con el peligro de causar problemas mayores, al final Manuel, pudo cortar la línea y poco a poco ir cortando los restos de hilo enredados en aquel cuerpo, que por momentos perdía el conocimiento. Cuando lo tuvo sin un solo hilo, ya el hombre no tenía fuerzas para mantenerse en píe y aunque Manuel era buen pescador, nunca había manejado un barco como aquel, pero al fin pudo dejar en el Hospital de la Vila al desgraciado nuevo pescador, quien a los pocos días y después de salir del atolladero, puso a su barco el cartel de SE VENDE NUEVO. Manuel, no volvió a salir nunca a la mar, con quien no conociese y supiera que sabía lo que se llevaba entre manos. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario