Páginas vistas en total

jueves, 8 de noviembre de 2012

LA ALCALDESA Y EL SPÁ

SPÁ morirse, estamos encantados con nuestros gobernadores, ellos cuidan de nosotros y cada momento que pasa, nos demuestran el amor con el que nos tratan, el pasado día negro de Halloway, cuatro niñas perdieron la vida, eso en sí, ya es importante. La señora alcaldesa de Madrid, acompañada de su vice alcalde, salieron a que los vieran en la tele, el buen señor, cada vez que doña Ana lo dejaba, asomaba la nariz y decía todo convencido ¡el Ayuntamiento, será parte de la acusación! Doña Ana negó por activa y por pasiva, toda responsabilidad del Ayuntamiento, en aquella desgracia. SPÁ matarlos a todos, hoy unos cuantos días después, ya les han tirado al suelo, los sombrajos que ellos quieren levantar, pero si mienten más que hablan y lo único que tratan es de ver a quien le pueden achacar los muertos, al parecer eran los de seguridad de la tercera empresa mirando a la derecha, que se fueron a comerse el bocadillo de las seis de la mañana, sin pedir permiso al baranda de turno. SPÁ llegar al fin de semana y olvidarse de todo, lo hecho, hecho está y claro, esto no tiene nada que ver con la vida privada de nadie, todos tenemos derecho a nuestro fin de semana, a nuestro salario, a nuestras propinas imperiales y por el imperio hacia Dios, a olvidarse del estrés en aquel lujoso hotel en el Algarbe, nuestros cuerpos castigados por el sufrimiento y el servicio a nuestros hermanos, necesitan sus horas de asueto…si hubieran pensado lo mismo aquellos que ¡!SI!! Estuvieron cuando aquel coche estalló… SPÁ pedir la dimisión de los que dieron permiso para celebrar una fiesta donde desde hace años sabían que estaban jugando con la muerte…de los demás. Si un Ayuntamiento está formado por gentes de esta calaña y no hace falta que nadie dimita, porque unos están conmigo y la otra está con todos, casi se ve la colaboración necesaria para poder cometer una serie de delitos encadenados y luego irse a celebrarlo al SPÁ. SPÁ preguntarle a doña Ana si piensa dimitir, (y se lo preguntaron) y doña Ana con su media sonrisa lo dejo bien claro. ¡Nadie me ha pedido que dimita y yo no pienso hacerlo! Y colorín colorado, esta rueda de prensa, ha terminado. Y ahora me voy a mí casa, que hablando de estas tonterías con vosotros, me han entrado ganas de irme a mis asuntos propios…anda Manolo, apaga los micrófonos y que estos señores se marchen a los suyos. SPÁ llorar, solamente pensar que la gente, mañana se irá de nuevo a otra macro fiesta en la que puedan morir personas, sólo por ser jóvenes, por no tener sentido del miedo de masas y que luego, mientras otros lloran la desgracia anterior, se estén jugando la vida al juego llamado juventud y los demás, si hacemos algo, nos llevarán a rastras, nos apalearán y nos dirán que a nosotros, eso que nos importa. SPÁ pensarlo dos veces señores con mando en nuestras vidas, nuestras vidas, cada día valen más y ustedes cada día valen menos. Y si algo tenemos a nuestro favor con las nuevas técnicas, es que cada día, son más rápidas para tapar las bocas, de los que con sus mentiras arreglan los desastres, que con su ineptitud han provocado. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario