Páginas vistas en total

domingo, 10 de febrero de 2013

LA CRÓNICA DE ORIHUELA

Madrugaba el Conde Olinos, mañanita de San Juan… pues se marcha a Orihuela y lo espera el autocar…además del Conde Olinos, otras setenta personas subimos al bús, a las nueve y media de la mañana, se puso en marcha la expedición, yo diría, una de tantas, otros dicen ¡la mejor! Lo cierto es que la ilusión, era la misma pero renovada. Don Carlos Bermejo, alma y luz del evento, con su gorra de marino, invitaba a subir…!!pasajeros al barcoooo!! El autobús ya está lleno y ya rujen los motores, ¡espera, espera un momento, que aún no los he contado! ¡parad, parad los motores, que un marino no ha embarcado! En sólo cinco minutos, ya está todo controlado y con la excursión completa, partimos hacia la meta, con toda nuestra ilusión. Ya estamos en Orihuela, paramos en Santo Domingo, ¡esto no es un timo! ¡esto mola mogollón! De allí, a ver al pastor poeta, casa de Miguel Hernandez, la prosa y la poesía, el trabajo y el estudio, la formación y el tesón. En la puerta del poeta y mirando cara al sol sentado en silla de ruedas, con sombrero un gran señor, ¿decid señor, sois de aquí? Y contesta el buen señor, soy de otras tierras señora y de nombre Poblador y soy primer caballero de aquesta expedición. Hechas las presentaciones, como una silla sobraba, a doña Carmen sentamos, estaba un poco cansada. Caballeros y de a pie, ya todos se paseaban unos se van por aquí y otros se van a su marcha, luego a las dos, fajina, porque el hambre apretaba, fue agradable la reunión y entre el vino y la comida, se nos pasaron dos horas, en alegre compañía, aunque éramos la plebe de aquella santa reunión, se nos atendió cual señores, gracias al controlador. Señor Carlos Bermejo, tú que estás en todas partes, que el pescado llegue a tiempo, que la cosa está que arde. A tiempo aquel pez llegó, sin una pizca de sal y con mucha guarnición. Antes fueron los entrantes y los salientes después y a fuerza de ser sincera, ¡que ricos dulces Pardiez! Corría el vino y el agua (también alguna cerveza) y entre charlas y bromitas la hora se nos acerca. Don Carlos pide silencio. Y silencio se guardó ¡escuchadme un momento!…y todo el mundo escuchó, sólo a quien le apetezca, le hago esta invitación, vamos a ir un momento a ver a las Carmelitas (monjas del monte Carmelo) y nos enseñarán su iglesia su huerto y su complejo, podréis ver el convento y todos sus rinconcitos y aquella virgen del Carmen allá en su camerino y siguiendo el camino llegaremos hasta el museo. Y allí la inauguración, cincuenta obras expuestas con cariño y con tesón, obra de cincuenta artistas hechas con gran ilusión, se harán las presentaciones, luego la degustación. (dulces de la tierra y vino, para ir entrando en calor) luego nos despediremos, hasta próxima ocasión, que no sea con tanto frío, te lo rogamos señor, pero si tú así lo quieres, lo dicen todos y yo. Aunque haga el doble de frío, que volvamos pronto por favor. pepaherrero P.S. Queda una nota, para el fin. Dar las gracias a las hermanas Carmelitas, por enseñarnos su tesoro privado (casa convento levantada sobre unas antiguas ruinas) escultura de Salcillo de la Virgen del Carmen y un huerto cuidado por ellas con todo su cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario