Páginas vistas en total

jueves, 11 de julio de 2013

!!VUELVE EL CÓMIC!!

Vuelve el cómic y razón no le falta, todos los que aquel día éramos jóvenes, hoy nos hemos sentido revivir, en la charla de los jueves de la asociación de artistas alicantinos. Y aunque no sea asidua a tan intensas tertulias, no por eso he disfrutado menos con la de hoy. La tertulia, la ha abierto el maestro Ramón Rodríguez después de conseguir Pedro Ortiz Vicepresidente de la asociación, que captara la atención de todos los asistentes. El maestro Rodríguez, con su fluido saber de los temas de dibujo (y pintura) nos ha ido situando en los primeros tiempos del cómic, nos ha recordado viejos personajes, entre los que figuraban, Carpanta, Doña Urraca, El Capitán Trueno y sus amigos, el guerrero del antifaz y una pléyade de personajes, difíciles de recordar, para quien sólo llegó a leer algunos de los “tebeos” de la época, que su hermano mayor, dejaba encima de cualquier silla de la salita de casa. Luego, entre el fragor del combate, llegaron las fuerzas armadas con todo su armamento y llegó la hora del gran hacedor de historias de hazañas bélicas, ya el maestro Rosendo Franch, se había destocado de su sombrero de paja y no hubo casco de guerra que se le pudiera enfrentar, él los había dibujado todos, de todos conocía la historia y hasta en un momento dado, tuvo la gentileza, de obsequiar a sus oyentes con alguno de sus dibujos, que prometemos guardar, con el mismo cariño, con que él nos los ha regalado. La velada va avanzando por buenos caminos y aunque de vez en cuando, un obús del enemigo, haga caer una silla, dando por tierra con el cuerpo de su ocupante, nadie retrocede, ni para tomar impulso y salen a la palestra nuevos contertulios, que hacen que por momentos se ponga más interesante la velada. Roser, la sin par Roser, de su carrito de la compra, va sacando muy interesantes apuntes de dibujos de su abuelo, que también se ganó su manutención (y la de su familia) con el sudor de sus encantadores dibujos, los apuntes de todos los artistas dibujantes, fueron recorriendo de mano en mano, a cada uno de los participantes en la velada…apuntes…libros…más apuntes y el recuerdo de personas y personajes del dibujo, nos elevaron hasta altas cotas de lo que luego se discutió, si era arte menor o mayor. Yo creo en mí modestia, que el arte sólo se puede llamar de una forma, arte y lo demás, es querer rizar el rizo. Cómo ya se iba haciendo tarde y el respetable, aún estaba deseoso de más faena, el maestro Bermejo, tiró de la lengua a todos los participantes en la velada, sacando notas de interés de donde ya creíamos terminado el tema y así nos enteramos de la historia de un hermano muy querido y respetado, tanto por su hermano Rosendo, cómo por las personas, que tuvieron la suerte de cruzarse en su camino…cómo me hubiera gustado ser una de ellas…pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario