Páginas vistas en total

sábado, 5 de octubre de 2013

EL VOLADOR DE COMETAS

A penas sabía andar, pero su padre lo llevaba todos los domingos cómo si fuera un ritual a la playa a volar la cometa, cada vez que había alguna competición, Alex hacía a su padre preparar todas las cosas para ganar el concurso y aunque su padre, le había enseñado que lo importante no era ganar, sino participar con todos sus amiguitos y mirar siempre alto, mirar siempre al cielo. Cuando cumplió los ocho años, tuvo su primera cometa de “profesional”. Aquel fue el cumpleaños más feliz de su vida. Al principio su madre, también lo llevaba a volar la cometa, pero por mucho que lo quisiera intentar, se veía a distancia que ella no disfrutaba cómo lo hacía su padre y aunque él le preguntaba a menudo, cuando volvería su padre, su madre no le daba ninguna explicación convincente. Aquel domingo, Adela tuvo un gran idea, en la cometa nueva de Alex, pasó toda la noche escribiendo mensajes y pidiéndole a todos los Dioses que se los hiciera llegar al papá de Alex allá donde estuviera. Cuando Alex sacó de su funda la cometa, se llevó una gran sorpresa, le pareció una gran idea el mandar aquellos mensajes a su padre, así podría saber cómo su hijo lo echaba de menos, a partir de aquel momento Alex nunca olvidó hacerlo en todas sus cometas. Hoy Alex ya es adulto, pero su afición a volar las cometas, no lo ha abandonado. Ha ganado varios concursos importantes y su tío Carlos, cuando cumplió los diez y ocho, le regaló aquel parapente, Alex con grandes letras ha escrito en él “papá te sigo necesitando” piensa que en las alturas alguien verá su mensaje y quizá se lo haga llegar a su padre donde esté. Mariola, saltó sin saber lo que es el miedo, era su compañera de vuelo desde hacía casi un año, se atrevía con todo y en más de una ocasión Alex le había llamado la atención, no le gustaba que su compañera asumiera aquellos riesgos innecesarios, pero ella disfrutaba con sus cabriolas y hasta puede que también de ver sufrir a su compañero de vuelo. El salto, no fue todo lo limpio que a los compañeros les hubiera gustado y si bien al poco tiempo pareció recuperar el equilibrio, Alex saltó y partió en pos de ella. La racha de viento la cogió de improviso, el tirante, se había quedado enganchado y al soltarse por aquella racha, el parapente entró en barrena, Alex voló hacia ella, su parapente quedó pegado al de Mariola, él arriesgó al máximo y consiguió atrapar a su compañera. Desde tierra todos estaban pendientes de la maniobra de Alex, pronto se dieron cuenta, que se había hecho dueño de la situación, el parapente de la joven caía inerte, todo el peso de los dos cuerpos lo soportaba el de Alex, a punto de tomar tierra, una nueva racha de viento, hizo que de nuevo tomara un poco de vuelo, dejó a Mariola en tierra, pero no pudo evitar ser arrastrado por aquella racha, cuando quiso tratar de esquivar aquella furgoneta, su puerta trasera abierta sufrió el impacto del cuerpo de Alex, la sangre del joven casi tapó lo que tenía escrito en el centro de su parapente, “Mariola te amo”…pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario