Páginas vistas en total

martes, 10 de junio de 2014

LA CRISIS Y LOS CULPABLES

Que nadie se rasgue las vestiduras, la cosa está clara y aunque dicen que ya estamos saliendo, estamos en una gran crisis y alguien es el culpable.
Si escuchamos a alguno de los dirigentes, te contestarán que la culpa fue del ladrillo. Si le preguntamos a los banqueros, ellos te dirán que la culpa fue de los que no pagaron sus deudas, dejando en la banca rota al país...
...Y así podríamos seguir hasta el infinito. Pero la verdad del cuento ¡ay! señor del gran tormento, la sabe el pueblo y Dios. Cada día que pasa, van llegando nuevas noticias y las gentes de la calle, van aprendiendo un poco más. La cosa empezó en Marbella (o por lo menos allí estalló la bomba) pero aquella bomba, no era una bomba cualquiera, aquella, era una bomba de racimo, que al estallar, se fue haciendo cada vez más grande y cada vez más fuerte.
Luego, nos hablaron de la Gurtel... de la... de la...y de todas las otras. También nos presentaron en casi todas las regiones (o reinos de Taifas) a personajes corruptos, que amparado por otros más corruptos y dueños de partidos, de sindicatos, de ERES mentirosos, o de administradores de grandes cuentas, con las que pagar sobresueldos en A, B, o C a todos sus señoritos, fueron dejando al pueblo en la ruina, sin poder encontrar con qué dar de comer a sus hijos. Fraudes, robos, escamoteos, familiares cobrando sueldos de las más escondidas cuevas en las que pudieran esconder sus rapiñas, otros cuarenta (mil) nuevos ladrones y el capitán que los manda y que al parecer, es el coto privado de grandes familias.

Mientras alguien no se decida a dar la cara y a investigar, quienes y porque, nos están desvalijando tan impunemente, el país, seguirá por la pendiente que a muchos llevará a la ruina más absoluta, mientras la misma bola de nieve, hará la fortuna de los menos escrupulosos. Para semejante campaña, no se debe de contar, ni con las fuerzas vivas, ni con los políticos, ni con los jueces, ni con el tribunal de cuentas, con sus opositores más que dudosos, ni con la policía, ni con...¿con quién podemos contar entonces? Dios mío...¡estoy yo sola!...pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario