Páginas vistas en total

jueves, 19 de marzo de 2015

ABURRIMIENTO

Tal vez el aburrimiento, me haga dejar de escribir. Es duro y cansado repetir día a día la misma historia y aunque el ver a los amigos que me acompañan, puede limar un poco mi cansancio, no puedo evitar el pensar que me aprovecho de los escritores profesionales, para repetir una y otra vez, las mismas palabras que ellos escriben.
Por otra parte, no se me va de la cabeza, que existen muchos profesionales al servicio de los que sin saber, siguen haciendo de nuestro país su especial mina de oro, dicen que la crisis se está acabando, yo siempre me preguntaré lo mismo, ¿cómo seguimos dejando que nos engañen con la semántica,? despierten ya señores gobernantes, una cosa es crisis y otra es expolio y lo que estamos viviendo desde el año dos mil siete, es EXPOLIO, EXPOLIO, EXPOLIO. Y nos están expoliando sin dejar de hacerlo ni un sólo día, los que pueden y tienen los medios, a nosotros, puede que también nos gustara hacerlo, pero nuestros pobres medios no nos lo permiten.
Y se acercan las erecciones...huy perdón, quise decir las elecciones y la vida sigue igual, vótame que luego también te robaré...Y nosotros, les seguiremos votando...Y ellos, nos seguirán robando.
Tal vez lo mejor, sería dejar de escribir y no dar más la tabarra, hay personas que no entienden como se puede escribir sin ganar nada y encima, hablando mal de los míos. Lo malo del asunto, es que no importa a quien pongas en la picota, siempre alguien te dirá que son los suyos, porque si no voto a estos, ¿a quién voy a votar...? Pues mire usted, doña Luisa, usted podría votar a aquel señor tan simpático que escuchó hablar en la calle y que le gustó tanto aquello que dijo...Me cuidaré de los ancianos y enfermos del barrio...Si, si era guapo y simpático, pero si luego no cumple lo que prometió, usted podrá pedirle audiencia en su propio despacho y él, le tendrá que recibir y usted le podrá echar en cara, que no cumplió con sus promesas. O bien podrá hacerle llegar su agradecimiento y el deseo de volverlo a votar en las próximas elecciones.
Pero para eso, serian necesarias las listas abiertas, donde el voto que aquel día usted emitió en la urna, decía con claridad, que usted votaba a una persona y que su voto, era personal e intransferible. Tal vez usted acertara con su buen olfato, pero lo ideal sería, que nadie pudiera presentarse a gobernar, si no estuviera debidamente preparado y garantizada su experiencia, por la Universidad que le dio el título. pepaherrero


No hay comentarios:

Publicar un comentario