Páginas vistas en total

lunes, 16 de marzo de 2015

EL CUENTO DE LA LECHERA...

Aunque ya casi nadie se acuerda de él, hoy en el reino de Nolt, todos han oído hablar de los cuentos del "lechero"...¡¡pobre lechero!! y es que ¿a quién no le gustaría ver que a todos nos cuadran las cuentas?...a mí, me gustaría tener un coche...así de grande....pues a mí, lo que me gustaría, es...que me tocara la primitiva con mucho bote...soñar es una bebida barata que no cuesta dinero, pero "él" era diferente.
¡¡Luis...sé fuerte!!...¡¡Vamos a crear...millones de puestos de trabajo!!...¡¡No sé nada de contabilidades en B !!...Yo, la verdad es que no sé quién le pondría el sobrenombre y aunque le tengo cariño, me da pena verlo cuando tiene que contar uno de sus cuentos, su hablar casi tartamudo, sus comisuras algo blancas y sus ojos de cordero degollado, pidiendo al Altísimo, que lo saque de ese berenjenal.
Si yo fuera él, me retiraría de la vida activa y me dedicaría a escribir mis memorias...Cuando yo era joven, un día me fui en helicóptero con cierta joven y "Aguerrida" moza, por cierto, que al salir de los toros...Me dejaría las malas compañías y me dedicaría a la vida contemplativa.
Al parecer, lo tiene un poco mal para elegir la nueva compañía que le haga llegar a lo más alto, el suelo cada día se le va hundiendo más y su panorama va siendo cada día más corto, ya sólo le llega la vista a ver los animales muertos y la mala solución que tiene el asunto, aunque al niñato de la competencia, no le va a hacer ni caso, ese tío, se ha creído que esto es llegar y besar el santo.
Ahora dice que si ganan los suyos, los va a obligar a ir a la escuela a todos, quiere que dentro de unos años, todos sepan lo que se llevan entre manos. Está decidido a quitar todas las ayudas a los parados, el que no quiera trabajar, tendrá que ganarse la vida, como Dios le dé a entender, los desahucios, desde el día de la fecha se han terminado.
El que no quiera trabajar, no tendrá derecho a ninguna vivienda ni social, ni de pago...por cuenta de otros. Promoverá el trabajo social y dentro de unos años, en el país, nadie conocerá esa palabreja, "paro." Todo el mundo, tendrá derecho a su puesto de trabajo, aunque sólo sea "trabajo social" con el que podrá junto con los trabajos sociales del resto de la familia, vivir con holgura y dignidad. Los niños, serán educados "todos" sin poder alegar enfermedades inexistentes para ayudar a sus madres, entre otras cosas, porque esas madres, estarán trabajando en trabajos que coticen a la Seguridad Social y los productos "caseros" serán perseguidos y castigados.
A la vuelta de unos años...Pobre lechero...Al tropezar con la piedra del camino, como su mente no miraba lo que hacía su cuerpo, el tropezón fue grande y la cántara de leche, se fue a hacer leches o algo así, que ya no me acuerdo.pepaherrero   

No hay comentarios:

Publicar un comentario