Páginas vistas en total

lunes, 7 de marzo de 2016

ESTOS Y MIL MARCAS MÁS


EN CASA DE LOS CHORIZOS

...Y es que esto no tiene remedio.
Nos llena la prensa de noticias frescas, cada día cada instante y en cada emisora de radio y T.V. nos llueven las noticias de las atrocidades cometidas por los chorizos valencianos (que son muchos.) Si tuviera que contar con los dedos de las manos, los miles de millones que han salido de nuestra comunidad, habría que contarlos por cientos de miles y aun nos quedaríamos cortos, esta es la historia del nunca acabar.
Allende tiempos pasados, cuando no se conocían ni Gürteles, ni Púnicas y todos aplaudíamos a doña Rita, se destapó en tierras andaluzas lo que dio en conocerse como "operación Malaya" reía la ciudadanía al ver como a algunos concejales de Marbella, eran recibidos a pedrada limpia.
Como cosa única, las gentes de bien, pudieron pensar que era gracioso, pero no sé porqué, a mí me dio pena y me causó un respeto imponente. Vi a Marbella, tan grande como a toda España y a aquel grupo de maleantes, me hizo recordar a los siete niños de Écija y al tío "Sisco" diciendo que todos los españoles éramos hijos de ellos. Eran tiempos difíciles, cada cual, intentaba llenar sus alforjas, de la forma que podía. Pero esto...esto es otra cosa.
Iba quedando detrás Jesús Gil y Gil, hombre de oscuro recuerdo. Y a su alrededor quedaron sus alumnos, alguno de ellos adelantados, pero no creo que todos los nacidos en España (yo creo que por generación espontánea) fueran alumnos suyos. Los chorizos, no nacen, se hacen. Y así fue como España, además de zapatos, mármol y otros productos de gran calidad, empezó la fabricación en masa del chorizo español, del que después se dijo, que no había en España suficiente pan, para hacer tantos bocadillos.
Muy, pero que muy pronto, llegaron a Valencia y sus lares, las máquinas de fabricar los famosos chorizos. Valencia, tierra emprendedora donde las haya, no podía ser de las últimas comunidades en poner en marcha la fabricación.

Y la cosa se puso en marcha. Unos chorizos, se ocupaban de esquilmar las arcas. Otros de llevarse a buen recaudo todo lo chorizado. Y un poco más tarde, sacaron el modelo "estos tienen la culpa" al parecer, ha sido el modelo de más éxito. los chorizos dejaron en la ruina al pueblo y los de última generación (que son los que están llegando ahora) se cuidan de echarle la culpa al pueblo y de hacérselo pagar a él, pero... ¡¡NO!! no señores, el pueblo no tiene la culpa de lo que otros se han llevado, ni dinero para pagar esas tropelías y ni a gobiernos centrales ni a chorizos internacionales, les vamos a dejar aplicar sus malas artes. ¿Por qué no se preocuparon en parar ellos lo que nos cayó encima? ¿es que no se dieron cuenta? ¿o es que todavía no era su turno? despierten ya señores de la última generación, al pueblo llano, se nos van abriendo los ojos y nos estamos dando cuenta de lo que se nos podría venir encima. Piensen, recapaciten y...váyanse con la música a otra parte.pepaherrero