Páginas vistas en total

lunes, 30 de mayo de 2016

MÁS CORNÁS, OS DARÁ EL HAMBRE


EL VIEJO Y EL MAR

La verdad, es que el título a simple vista, parece un plagio. Pero si tienes una poca de paciencia, verás cómo no es lo mismo (aunque lo parezca.)
Don Antonio López Martínez, tuvo la suerte, de conocer a aquella hermosa niña. Teresa de la Cruz de los grandes nombres. Él, había terminado su carrera. Y ella acababa de llegar del colegio de monjas. El destino los juntó y las familias dieron el visto bueno. Sólo tenían un pequeño problema. ¡Él, no tenía trabajo,! pero los tiempos que corrían, no eran muy duros. Una nueva carrera y unos buenos apellidos del señor suegro, lo solucionaron todo.
Y aunque nunca se supo cual era la carrera de Don Antonio, si que quedó constancia de su buen hacer en su puesto de inspector jefe de las distintas plantas nucleares del país.
Años después, Don Antonio, fue condecorado por su trabajo bien hecho y por su segundo hijo. Un niño rubio y simpático, que pronto sería el orgullo del matrimonio. El pequeño Antoñito, desde siempre, fue un niño prodigio y sus estudios fueron superados con grandes notas.
El tiempo pasa raudo. Ahora después de pasados tantos años, la vida nos vuelve a unir. Don Antonio, es un venerable anciano, acogido en la casa de su hijo Antonio, su nuera, es una gran persona y aunque a veces, abusa un poco de la benevolencia del suegro, todos viven felices y contentos.
Sólo un tiempo después, en el plazo de dos años, habían cambiado las cosas. Antonio hijo, había perdido su trabajo en el banco...primero le hicieron despedir a compañeros de inferior grado y luego un compañero de mayor grado que él, se encargó de ponerlo en la calle.
La pensión del abuelo, dio para mucho, los niños siguieron estudiando, el padre sin encontrar trabajo. El abuelo recibió del pueblo los impuestos, aquel año, todo había subido. Los mayores, tuvieron que apretarse el cinturón. Al gobierno, eso no le importaba, tenía que pagar, pagar, pagar...los problemas fueron subiendo en la casa. Y para colmo, el abuelo, cayó enfermo de cierta gravedad.
La nuera, pensó con gran desparpajo, que lo mejor que podía hacer el abuelo, era vender las casas y las fincas, que con tanto ahínco había conseguido ahorrar durante toda su vida.

Con la excusa de ver al resto de la familia, regresaron al pueblo de Castilla. Los bienes, fueron malvendidos, los impuestos fueron impresionantes y la salud de Don Antonio cada vez estaba más debilitada. Tal parecía lo mal que lo pasó aquel viejo en el mar, hambre, sed, duro trabajo y un rumbo desconocido...pobres ancianos. Lucharon toda su vida, para encontrarse con una muerte triste y criticada. Ningún político agradeció su trabajo y sufrimiento. Lo único que hicieron, fue echarles en cara, que por falta de fondos, el gobierno no podría seguir pagándoles sus pensiones. Ellos lloraban tristemente, no les importaba morir de hambre, sólo pensaban en el hambre que les iban a dejar a sus hijos y a sus nietos...¿a quien podrían votar, que arreglara el país?...pepaherrero  

sábado, 28 de mayo de 2016

AMIGAS Y COMPAÑERAS


REGRESANDO AL PARNASO, CON PILAR GALÁN Y RAMÓN PALMERAL



Ayer casi se nos hace tarde, mí marido, a veces es un poco lento, pero gracias a Dios llegamos a tiempo y pudimos hacer todo el recorrido por el mundo de los poétas. Allí encontramos a todos los nombrados en la literatura Griega, sufrimos con sus males y nos alegramos de sus alegrías. Sentados dos fílas delante de nosotros, estaban Virgilio y horacio, estuvimos a punto de tener que llamarles la atención, pues no fueron conscientes, que nosotros en esos momentos, estabamos más interesados en las sabias palabras de nuestros compañeros Palmeral y Pilar Galán, que de los cuadros que Virgilio y Horacio estaban tan interesados en vender. Nuestros anfitriones, no dieron mucha importancia al mal hacer de aquellos personajes. La gracia de Ramón y los versos de Pilar, nos llevaron muy pronto al fin de una velada, que a mí, me supo a poco. Gracias a los dos. A Palmeral que a veces tenía que ponerse serio con Don Alzheimer y a Pilar que hizo nuestras delicias. Un fuerte abrazo y ya casi he pasado toda la avenida del Parnaso, preciosa excursión disfrutada con sus dos guias, gracias

domingo, 15 de mayo de 2016

"JO" QUE LÍO, ES "ODA" O "RÉQUIEM"...Fredich Shiller


LLORAD COMO MUJERES...

Así habló la sultana Aixa, a su hijo Boabdil. Así hablo yo a estos "señores" que no sólo, no supieron defender lo que un día se les ocurrió hacer. Sino que lo están llevando a la ruina entre unos y otros.
Hoy en la reunión europea, ha sonado el himno. Y de verdad que más parecía la Misa de Réquiem, que el himno a la alegría. Y es que la verdad es esa "quién mal anda, mal acaba" quienes empezaron repartiendo a diestro y siniestro y atando en deudas a sus nuevos compañeros, no sé si lo tenían ya hablado. "Vosotros cobráis y mañana el pueblo que lo pague." Ellos lo entendieron, el pueblo, pensó que esto era un "jauja" que nos había tocado, pero es sabido, que la lotería sólo toca una vez en la vida (excepto a los políticos.)
Fueron muchos (y lo siguen siendo) los que se aprovecharon con las mil y una subvenciones. Hasta la Loyola de Palacio, se hizo de oro con "las aventuras del yute (por si alguno lo discute) después de cobrada la ayuda para cosechar tan necesario producto, y como no valía para nada, después de bien asegurada la cosecha, un mal viento del destino, llevó hasta los almacenes un fuego, que se encargó de desolar toda aquella riqueza. Menos mal que estaba asegurada...
Estoy escribiendo y de nuevo vuelvo a escuchar el réquiem de Mozart...perdón, el himno de la alegría.
...Tantas, tantas veces oí decir a mi marido (siendo muy jóvenes) aquello de... zapatero a tus zapatos. Y no lo decía sin fundamento. En Elda, se vivía de los zapatos. Y cuando los americanos veían que eran caros y en lógica, dejaban de comprarle zapatos a España, la solución ya la sabían los zapateros, se devaluaba un poco "la pesetica" se nivelaba la oferta y la demanda, y de nuevo se olvidaban las rencillas. Zapatos a la mar.

No ocurre lo mismo con Don €uro. Persona seria y de postín ¿cómo vamos a devaluar el euro? y así nos va la vida, los que pueden se la llevan parda y luego a pagar el pueblo llano. Lo primero es matar la educación (así matamos dos pájaros de un tiro,) luego la sanidad, (así, se nos mueren antes, los viejos y los enfermos....) ESCUCHA PRIMO LA CANCIÓN DE LA ALEGRÍA...Y si te gusta, se la cantas a su tía.pepaherrero. 

jueves, 12 de mayo de 2016

Gracias Julio Escribano por la foto


DÍA DE INAUGURACIÓN

Ayer tarde-noche, el Ateneo de Alicante, se vistió de gala, para recibir la obra de nuestro presidente D. Juan Antonio Poblador.
A las siete y media en punto, (algo no normal entre los muy ocupados políticos) llegó Don Cesar Augusto Asensi, vicepresidente de la Diputación, acompañado de sus fieles ayudantes, Doña María José Argudo y la sempiterna Nanci, momentos después, la presidenta del Ateneo Doña Maribel Berná empezó con la presentación de la exposición, del político y del exposito-cantano. Después de la rigurosa contestación de ambos presentadores del evento, se sirvió un vino de honor. Momento que yo aproveché, para poder ver y saborear tan magnífica obra.
Respiré profundamente, me olvidé por completo del autor y comencé a dialogar con el amigo@ que llevamos todos dentro.
¿Pepa, no te parece que el autor es un joven con garra? ¿no te parece dueño de una gran fuerza y vitalidad? por momentos, veo que es una pintura muy fresca  que no está encorsetada. Cómo si el autor se hubiera liberado de las cadenas, que suelen atenazar al artista. Una pintura que habla por sí sola y que quiere volar libre cómo pájaro en su rama. Y al final, te das cuenta, de que nuestro querido Poblador, nos ha enseñado al joven que todos llevamos dentro, pero que no siempre sale a la superficie.
Juan Antonio Poblador, lo ha conseguido y su imaginación y un trabajo hecho con entusiasmo, ha dado sus frutos.
Cómo rata de biblioteca que soy, uno de los días (ya hace muchos años,) que estaba mirando documentación de Felipe II, coincidió que en la mesa que yo ocupaba, habían unas jovencitas estudiando. Y cuando se marcharon, dejaron olvidado un papel, con una frase que me dejo pensativa. La frase era: " Un hombre, no envejece cuando se le arruga la piel, sino cuando se le arrugan los sueños y las esperanzas."

Con esto, quiero decirte amigo Poblador, que nos has dado una lección de "savoir fair" y que eres un ejemplo a seguir. Gracias amigo.