Páginas vistas en total

viernes, 9 de agosto de 2013

DE CARROS Y DE CARRETAS

No se trata ni de comparar lo uno con lo otro, ni de decir que tú más. Tiene que ir entrándoos en la cabeza, que de lo que se trata, es de que todo el mundo, asuma su responsabilidad, de que nadie trate de justificarse con lo que un día hizo el otro, a nadie le interesa que unos sean más malos que los otros, si no que cada uno sepa, que no está puesto en su poltrona, para culpar a los demás. En cada acción, cada interviniente activo, es responsable de su parte de la parcela y nadie puede cargar sobre otro su responsabilidad, si una parte tiene un siete por ciento de culpa, no hay por qué cargarle el resto de la culpa, pero es más fácil aprovechar que nuestra voz es más alta, para levantarla y así tener más fuerza, pero la fuerza, se va por la boca. Me parece triste querer convencer a nadie, sin aportar un solo dato físico a la hora de comparecer ante el pueblo, lo mejor es poder hablar con propiedad, o dimitir si te llega la responsabilidad, pero si eso haces, tal vez te puedan acusar de que tú mismo, reconoces tú culpa…pero mejor eso, que por ignorancia sobre cómo actuar, se vuelva a repetir el hecho y entonces tendrás el cargo adicional de reincidente, cómo a veces ha pasado. Si cumples cómo Dios manda, nadie te tendrá que defender haciendo corporativismo. Como dijo Cospedal, cada palo que aguante su vela y en eso, no existen partidos, todos para uno y uno para todos. Si por cualquier circunstancia, en un puesto de responsabilidad hay una persona incompetente, se despide, se le piden responsabilidades, se le castiga en derecho y se tiene cuidado con a quien se le dan responsabilidades. Si quien tiene que hacer una cosa, está entrenado y enseñado a hacerla, puede surgir una fatalidad, pero aun así, sabrá cómo afrontarla, pero si por el contrario ha sido puesto a dedo, ella misma se ocupará de buscar culpables. Y mientras tanto, seguimos viendo el bochornoso espectáculo de Gibraltar, bochornoso por nuestra parte, ahora nos quieren hacer creer que los guiris, nos mandan los barcos para asustarnos…¿a quién se le habrá ocurrido la idea? Seguro que los barcos vienen a invadir España, seguro que nadie les dio permiso para entrar en la bahía y seguro que nadie dio permisos para que entraran en el puerto de Rota…y los españolitos de a pie, como siempre, chupándonos el dedo…pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario