Páginas vistas en total

martes, 21 de enero de 2014

MARCO TULIO CICERÓN...

En el año cincuenta y cinco antes de Cristo, el tal Marco Tulio, trató de buscar una fórmula, para terminar de una vez por todas con la corrupción y los abusos de los políticos. La solución fue así de sencilla: "El presupuesto debe equilibrarse, el tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada, y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado." Por lo visto, el discursito del señor Cicerón, los gobernantes, se lo pasaron por el forro de sus túnicas y así les fue la cosa. Los años fueron pasando y posiblemente, hubieron en todo el tiempo que nos separa otros muchos Cicerones y personas con dos dedos de frente, pero ninguno fue capaz de hacer que a los politiquillos, les entrara en la cabeza, que su obligación era servir al pueblo y no servirse de él. El catorce de julio de mil setecientos ochenta y nueve, no sé qué clase de pastilla tomaron los franceses, pero a partir de ese día, la cabeza de la burguesía francesa, empezó a perder valor y la bolsa de cabezas bajó tanto que las acciones estaban a la altura del golpe de doña Guillotina, pero al parecer, la ambición y el poder, pudo con aquel arranque de furia de nuestros vecinos los franceses. Hace sólo unos años, saltó a la palestra un movimiento, en mayo del sesenta y ocho ¿del siglo pasado? ¡Jó! cómo pasa el tiempo. Bueno cómo decíamos, nació un nuevo movimiento, que puso en papel de solfa a varios gobiernos Europeos, pero al parecer, alguien puso en marcha la doctrina de la "maría" y con ella, desintegró al movimiento "Hippie"...paz y adiós hermanos... Hace unos meses, fue el movimiento quince eme el que levantó la voz, pero tampoco fue lo bastante fuerte como para despertar al pueblo dormido. Pero ¡Ah! compañero, ahora tenemos otro más fuerte y mucho mejor, ahí están esos valientes burgaleses y su Gamonal, las noches se visten de fuego y carreras, los vecinos cantan el "no nos moverán" de siempre, pero se olvidan del factor tiempo. Sólo un pueblo hambriento es capaz de seguir la lucha (por lo menos hasta calmar su hambre) luego todo se borra en la memoria. Ya estamos contentos, pelillos a la mar...Mientras tanto en los despachos oficiales, la rueda sigue rodando...ya ha pasado la rabieta, ahora empieza la "justicia" y la "justicia" y sus mandatarios, sacan a relucir todos los artículos de los códigos habidos y por haber...vienen los años de cárcel para los violentos, represalias para los que dieron la cara...y sigue y seguirá el hambre para el pueblo, pero esto, ellos lo saben y nosotros, lo olvidamos muy a menudo. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario