Páginas vistas en total

sábado, 26 de abril de 2014

ME HA TOCADO

Hoy en la fiesta del nenúfar, en casa de Carlos Bermejo, después de la comida se ha celebrado el sorteo de cuadros y demás regalos, que cada año se sortean entre todos (y que siempre les toca a los mismos. Los enchufados) a mi marido y a mí, nos ha pasado rozando el sorteo (como siempre) y es que esto señores, se diga lo que se diga...esto tiene tongo. Muy adelantado el sorteo, cuando le tocó el turno a aquel precioso libro, regalo de Ramón Palmeral, Carlos Bermejo cantó el número...el noventa y...dos. Les juro que aquí no hubo tongo, yo creo que fue el mejor de los regalos, pero el número, lo tenía yo...

Muy contenta y feliz, ( y con más fe en los hombres) abracé mi premio y por si me decían que había sido un error, lo escondí entre mis más íntimos secretos...luego, cuando abrí el libro y quise leerlo, los ojos se me llenaron de lágrimas. En aquel momento me di cuenta de la cantidad de premios que me llevaba a mi casa, me llevaba un bonito libro, el cariño de mis compañeros, la felicidad de querer y sentirme querida por todos mis compañeros...¡¡No!! no señores, esto no ha sido una pedrea, me he traído a mí casa todos los premios mayores del sorteo y les aseguro, que no ha habido ni trampa ni cartón. Además de todos los premios, he visto dos o tres escenas de emoción entre la familia Bermejo. Y he recogido una furtiva lágrima de los ojos de Ramón Rodríguez, cuando le he agradecido el regalo que me ha hecho y a la vez, me ha hecho mojar el borde de mi pañuelo. Gracias a la asociación y gracias a todos mis compañeros, puede que otras asociaciones, tengan más socios, pero no creo que los tengan mejor avenidos, gracias a todos. pepaherrero  

No hay comentarios:

Publicar un comentario