Páginas vistas en total

domingo, 2 de noviembre de 2014

...Y VOLVER...VOLVER...VOLVER

Según dicen nuestros gobernantes, esto va mucho mejor. Hoy, le ha apetecido a mí marido, ir a dar un paseo por las avenidas del barrio. La conclusión a la que he llegado, es que nuestros prohombres, tienen toda la razón, vamos mejorando.
Al salir de casa, mi marido ha querido enseñarme la farola donde un niño pudo electrocutarse (o morir de una paliza del padre.) Cara de pocos amigos puso el buen señor, cuando mi marido le dijo al niño que era muy peligroso meter el pié en aquel hueco, luego la reacción fue coger al niño de un tirón y apartarlo de aquella trampa de la que el niño y nuestros encargados de la seguridad vial, no tienen ni idea. Pero como no es difícil que un mal día, alguien pueda sufrir un grave accidente, aquí dejo la denuncia. ¿Alguien leerá esas líneas.?
El día acompaña al paseo, llevando mucho cuidado con los cristales de botellas rotas, las bolsas vacías de plástico donde antes encerraron a las rotas botellas. Las hojas muertas, las cacas de los perros y los perritos. La falta de urbanidad de los dueños...¡sí! ¡sí! ya sé que no son todos, pero son tan pocos los que miran por sus conciudadanos...yo creo que son más los que miran a ver si no los miran, y pueden pasar sin llevarse el paquete...algún que otro ciclista a toda marcha por encima de las aceras...
Un poco más adelante a la sombra de los contenedores de basura, muebles rotos, colchones viejos y otros muchos pertrechos ya en no muy buen estado, nos daban a entender la buena marcha de nuestro país, que suerte tienen aquellos que pueden cambiar de muebles, mientras otros lo único que pueden hacer, es ir hasta los contenedores y romper los enseres tratando de aprovechar lo que de ellos se puede...esto, también habla por sí sólo de la desidia de los encargados de la limpieza, buenos para cobrar y para declararse en huelga llegado el momento, pero inútiles totales a la hora triste del trabajo.
...Y volver...volver...volver. A pensar que los que mandan, no mandan nada. Que los que quieren mandar, seguramente, querrán hacer lo mismo que los que están ahora. Y a todo esto, la escusa que nos ponen, es que no hay dinero para más. Pero ellos se olvidan, que el dinero, se lo han llevado ellos y nos lo tienen que devolver y pagar con cárcel y castigo todo el daño que han hecho.
Las vueltas que da la vida, son vueltas de un carrusel y todos los chorizos que en el mundo han sido, tendrán que pasar una y mil veces por la máquina de capolar y lo único que de ellos quedará, será el regusto a podrido de un genero malo y sin ningún provecho...pepaherrero


No hay comentarios:

Publicar un comentario