Páginas vistas en total

sábado, 29 de mayo de 2010

SI LO SÉ, NO VENGO

Ayer, día veintiocho de mayo, me invitaron a ver en las fiestas de Elda, el desfile de los niños. A las cuatro y media de la tarde, nos marchamos mi marido y yo, para poder llegar con antelación al comienzo. Cuando llegábamos a la altura de Monforte del Cid y a través de sus grandes bloques de mármol, las nubes amenazadoras que por la zona de Elda se veían, nos recordaron nuestros años jóvenes, que cuando en Elda, se ponía a llover y se oían sonar los cohetes, que tiraban los agricultores de Novelda y de Monforte, en Elda siempre decíamos que "ya estaban rompiendo las nubes y mandándonoslas a nosotros" con su agua y sus granizos.

El caso es que llegamos a Elda en medio de un fuerte chaparrón de Agua y nos quedamos en el coche, esperando a que amainara. No sé si fue por el sitio, o por pura casualidad, que vimos pasar a "Calimero" debajo de un paraguas y abrazado a su madre (empapado como un pollo). A un bonito mono, mojado hasta el fín de su cola. y a algún que otro simpático animalito más. (Preciosos niños, que con sus disfraces, desfilarían, haciendo más divertido si cabe, el nombrado desfile.)

Después de estar esperando hasta más de las siete de la tarde, nos volvimos para casa, pensando que ya no se celebraría el acto, pero llegando a Alicante, nos llamaron y nos dijeron, que se estaba celebrando. Lo que me alegró mucho, por la ilusión de los niños.

El agua, nos acompaño hasta casa y como las desgracias, no vienen solas, al llegar a mi balcón, me encontré con el triste espectáculo, de ver a mí amigo el gorrión llorando amargamente y al acercarme, me encontré, con que el agua que caía a raudales, había destrozado su nido y en el desastre, vi que sus tres recién nacidos polluelos, habían sido arrastrados por la fuerza del agua, que del desagüe, fue a parar en su querido nido.

Después de no ver el desfile, esta otra desgracia. SI LO SÉ, NO VENGO
pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario