Páginas vistas en total

martes, 1 de febrero de 2011

A DONDE NADIE LLEGÓ

Aquel sueño de Ximet, ya le venía de lejos. Quería hacer una excursión a Elda, el pueblo de pepa herrero, pues esta, le había hablado de el y quería conocer muchas cosas de este pueblo. Antes, su idea, era poner un autobus, pero su paga semanal, no le llegaba para tanto, y su idea, era poder llevar a todos sus amigos y hasta alguien de la familia. Hoy, los problemas, no existen, desde que su amigo Mohammed, le vendió a su madre, "la catifa voladora" sólo tiene que llamar a sus amigos y poner rumbo a donde se le antoje. Dicho y hecho.Todos los de la banda de Ximet, nos subimos a la catifa y aunque alguien pueda pensar, que estabamos apretados. De eso nada, que todos teníamos buenos asientos y con vistas de primera. Salimos a las diez de la mañana y pasando por encima de Fontcalent y por encima de los lagos de plastico formados por los invernaderos, llegamos hasta la cueva de San Pascual, donde cada diez y siete de Mayo, se celebra su día con una gran romería y donde todo el mundo, va a comprar cacharros y "cosas" en su feria.
Siguiendo con nuestro viaje, llegamos hasta el Museo del Calzado de Elda, donde su simpatico director, Don Juan Carlos Martinez Cañabate, nos estaba esperando, para invitarnos a desayunar y acto seguido, enseñarnos ese fantastico Museo donde se pueden ver, desde maquinas para la confección del calzado, otras que en su tiempo, hicieron hormas para hacer zapatos y otras de troquelar suelas etc. tambien vimos pequeñas hormas en miniatura y cuando nos dimos cuenta, los ojos de pepa herrero, estaban llenos de lagrimas. Y al preguntarle que qué le pasaba, pepa nos contó, que las hormas, las había hecho a mano su padre, que fué un gran artesano en la "fabrica de Aguado" donde durante toda su vida trabajó, llegando a encargado general de la misma.
Muy cansados y prometiendole a Don Juan Carlos, que otro día volveríamos para ver el Museo Etnico, nos preparamos para volver de nuevo a casa a la hora de comer. Misión imposible, al hacer el recuento de los amigos que vinieron en la catifa, nos faltaba uno ¿quien podría ser? pasaron lista entre Ximet y Elena y como no podía ser de otra forma, faltaba "Roco"... !canalla de perro,! ¿donde se habrá metido.? Despues de estar esperando más de un cuarto de hora, nos aparece el "señorito" con todo el morro lleno de azucar y colgando al cuello una bolsa de plastico, donde se leía, Horno "El Música" donde Mary-Pili ya había llevado a nuestro amigo. Y él se había puesto como "La Kika" de comer las maravillosas pastas, que Mary-Carmen, la dueña del horno, le había dado para él y para todos sus amigos.
Sin ningún percance más, la catifa, se puso en marcha y a la hora de comer, todos estabamos en nuestras casas, prometiendonos Ximet, que muy pronto, nos invitaría a otra excursión.
pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario