Páginas vistas en total

viernes, 16 de mayo de 2014

APOLOGÍA DEL CRIMEN

El que matare a otro será castigado, como reo de homicidio, con la pena de prisión de diez a quince años. Artículo ciento treinta y ocho del Código Penal.  
El artículo ciento cuarenta y uno, dice: La provocación, la conspiración y la proposición para cometer los delitos previstos en los tres artículos precedentes, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a la señalada en su caso en los artículos anteriores.
Al parecer, este artículo es de aplicación (o puede serlo) para los casi niños que empujados por las circunstancias violentas por las que estamos pasando, han vertido en las redes sociales. Para ellos se pueden pedir hasta penas de siete años de prisión.
No recuerdo que el código penal, diga nada sobre los que con su actitud caciquil, con su prepotencia, con su facilidad para poder llevarse, lo que otros necesitan para su sustento diario, tengan ninguna pena. Al parecer quien está llevándose dinero que no le pertenece, quien está recortando las necesidades de las personas y los que mandan apalear a los que por no estar de acuerdo por estas actuaciones, se manifiestan pacíficamente, mezclando a los pacíficos con los que producen daños por intereses espurios, no tienen ninguna clase de pena (o les llega muy tarde).
Yo pienso que no poder identificar a los unos de entre los otros, ya es suficiente como para desautorizar a quién confunde lobos con sardinas, pero esto no importa, lo importante es hacer ejemplo en unos jovenzuelos, que tal vez, la mejor justicia, sería ponerlos en las manos de sus madres. Pero en fin, si yo fuera político, tal vez me pareciera poco, todo lo que le hicieran a quién de palabra u obra me ofendiera.
¿Qué pena habría que imponer, a quién se calla de las maldades de sus compañeros de partido (sea el que fuere) o es que todos son tontos y nadie se entera de nada? ¿esto no se puede entender por provocar a personas poco consistentes emocionalmente a cometer imprudencias?
Quién provoca, corre el riesgo de ser atacado con violencia, la violencia, engendra violencia y tan responsable es el provocador como el provocado. Si no conoces el remedio, no produzcas la causa.pepaherrero

P.S. Datos tomados del Código Penal, en vigor desde octubre del año dos mil cuatro

No hay comentarios:

Publicar un comentario