Páginas vistas en total

sábado, 7 de junio de 2014

EL PUEBLO Y LA DEMOCRACIA

La soberanía Nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. Constitución Española Art. 1º-2
El pueblo delega el gobierno de la nación en gentes en las que en un principio pone su confianza, luego (y sólo algunas veces) este grupo de advenedizos, a fuerza de manejar el gobierno, llegan a convencerse, de que el poder es suyo olvidando lo que manda la Constitución. Y hasta llegan a creerse, que el poder son ellos.
Para llegar a conseguir el honor de servir a su Patria, cada partido político hace propaganda sobre el programa que va a desarrollar durante su mandato y el pueblo, da su confianza a quien entiende que puede defender mejor sus intereses. Pero cuando se crea un partido, se crea un monstruo de siete cabezas, al que ni ellos mismos son capaces de dominar, El partido depende de la cabeza superior, que a su vez, depende de la cabeza central, a quién tiene que servir por encima de cualquier otro interés inferior.
Cuando el engranaje se pone en marcha, se crea una multinacional, a la que no importan los pueblos ni sus habitantes, sólo sus intereses y el bien estar de sus gentes. Los participes en estas bandas, o grupos, o partidos, han dejado de pensar en que existe un pueblo, ellos han llegado a otra galaxia y piensan que todo va, según les va a ellos. El que no pertenece al partido en el poder, no es digno de ser tenido en cuenta, ni el partido tiene la obligación de  ayudarles bajo ningún concepto a costa de sus arcas.
Mientras el partido en el poder ( y los otros que otro día lo ocuparán. Por lo tanto seguirán siendo los mismos) mira y procura por los suyos, el pueblo entra en unas pseudo crisis inventadas, o creadas por ellos y por sus empresas. Y el pueblo, se ve forzado a pasar verdaderas necesidades.
Sólo entonces, el pueblo empieza a despertar y a darse cuenta, de que aquellos a los que eligió para que sirvieran los intereses del pueblo, se han convertido en sus explotadores, olvidando el juramento que un día hicieran.
El pueblo en defensa de su poder y de sus intereses, se revela, sale a la calle a defender lo que es suyo...pero enfrente se encuentra con quién en vez de defender los intereses del pueblo, se han puesto al servicio de "la voz de su amo" entonces el pueblo es masacrado encarcelado y violado en sus inviolables derechos. a nadie le importa, los masacradores, sólo cumplen las ordenes de quién los manda, que a su vez, cumple las ordenes de sus superiores, que a la vez, fueron nombrados por el pueblo con el mandato de luchar por él y defenderlo...poco a poco el pueblo soberano, va recuperando su sitio y va poniendo en el suyo, a los que faltos de dignidad, saber y vergüenza, utilizaron lo que el pueblo les dio para usarlo contra él.
Una Democracia. Una República. Una comunidad, que no sea gobernada de acuerdo con la mayoría, nunca podrá llegar a ser un pueblo de quién sus hijos se puedan sentir orgullosos. La mayoría no es sólo para un día (día de votaciones) el pueblo, siempre jamás tendrá el gobierno del pueblo. Y los que lleguen al poder, sean quienes sean, sólo serán advenedizos al servicio del pueblo. pepaherrero


No hay comentarios:

Publicar un comentario