Páginas vistas en total

jueves, 7 de agosto de 2014

EL ÉBOLA Y EL SABIO TONTOLHIGO

Lo conocí hace muchos años, yo apenas era una jovencita adolescente. Las circunstancias, me llevaron al "Vallehermoso" de Madrid, yo competía en unos campeonatos de gimnasia rítmica y el sabio Tontolhigo, se acercó a felicitarme.
El hombre, al parecer estaba haciendo algunos estudios sobre individuos deportistas, al parecer invitado por la federación. Era una persona abierta y con mucho mundo, no sólo nos habló del deporte, nos habló de historia y de hechos históricos.
Nos contó, como hace tantos, tantos años, la epidemia se cebó con el pueblo y como los pudientes, pusieron la solución aislándose en una zona oculta y dedicándose a contar bonitas historias reales o falsas, pero que pudieran ser del gusto y divertimento de las personas reunidas. Según parece, todas las personas sobrevivieron y algunos pensaron que podrían aprender la lección.
Al parecer y según cuenta el sabio, alguien pensó que si se repetía la acción cada vez que la población aumentase mucho, podría ser una buena forma de poderla controlar...¡¡pero!! ¡¡qué horror!! eso...eso...eso sería una locura.
El doctor Tontolhigo nos lo explicó de forma muy convincente, si la población aumentaba tanto, que ya no era autosuficiente, o guerra, o epidemia, o desaparición total. A mí, se me quedó un mal sabor de boca, pero luego lo he pensado muchas veces en distintos momentos de la vida...he conocido la gripe, todos los años, nos hacen vacunarnos a las personas de riesgo, he conocido la peste aviar, la de las vacas locas, la fiebre porcina el sida y tal vez alguna otra, que se me queda en el tintero.
Yo hay una cosa que tengo clara, desde el día en que nací, tengo firmada mi sentencia de muerte, no me va a impresionar ninguna epidemia-pandemia o lo que nos quieran mandar, pero se me hace raro, que cada cierto tiempo nos invada un bichito distinto al de la vez anterior. ¿no será qué así nos venden una vacuna nueva cada vez y así los laboratorios tienen más trabajo? ¿o de verdad es la forma más sencilla de controlar a la población humana.?
El sabio Tontolhigo, ya hace tiempo que murió. Me hubiese gustado leer alguno de los escritos que dejó, pero aunque he mirado en librerías, en tiendas de barato y hasta en el mercadillo en la calle, al pobre Tontolhigo, parece que se lo ha tragado alguna epidemia, desde aquí rezo una pequeña oración por el descanso de su alma y sigo pensando que era un sabio muy sabio d.e.p. pepaherrero


1 comentario:

  1. Mi padre decía " El tonto del pueblo ", pero que después de todo era el más sabio. Siempre que hay una epidemia , afecta a los mismos, a los más desfavorecidos, a los más desprotegidos, a los más pobres, tal vez a los que las grandes naciones no les interesan, algo que me resulta extraño o tal vez curioso.
    Manuel ( Aldebarán)

    ResponderEliminar