Páginas vistas en total

jueves, 14 de marzo de 2013

SÓLO UNA SOMBRA

Cuando volví la vista atrás, sólo vi una sombra, al parecer, me miraba, al parecer, yo le interesaba, pero sólo era una sombra. Han pasado muchos años y aún conservo en mí memoria el recuerdo de aquella sombra, en mi mente de pintora quedó grabado aquel recuerdo y en mis momentos más bajos, cuando pienso en negro, sale a buscarme al camino y me acompaña, sólo es una sombra, pero está grabada en mí pensamiento, tal vez sólo sea un sueño de niña, tal vez es un miedo mal curado, o sólo sea una sombra, ¿Qué importa? Ella me cuida, me protege, me ayuda, me habla en silencio y cuando pienso en negro, ella se hace blanca y como imagen de ángel me lleva hasta la tierra firme. Mi espíritu habla con ella y entre los dos hacen historias de amor, que me trasladan a un mundo de sueños y fantasías, pero sin mi sombra no podría vivir, necesito verla, necesito hacerla realidad y miro al espejo, soñando que un día me la traerá el viento y se hará realidad, a veces he querido pintar a esa sombra, pero no soy capaz, es sólo una sombra, una sombra que es capaz de hacerme levantar el vuelo y hacerme sentir princesa, tal vez dejé de serlo muy niña y necesitaba tener en que apoyarme para volver a serlo, aquella sombra, me hizo vivir de nuevo en un mundo de hadas. En el mundo que las mujeres hemos soñado alguna vez en nuestras vidas. Cuando veo alguna mujer triste, cuando veo alguna amiga que le falta la felicidad que a mí me embarga, me gustaría hablarle de esa sombra, me gustaría contarle como en mis peores momentos, cuidó de mí, como por la mañana, cubría mí cuerpo en la cama, para que yo pudiera reposar un poco más, estoy segura, que si pudiera montar una tienda de sombras, todas querrían comprarme una sombra, pero yo se las regalaría, sólo para verlas felices, pero la mía, aquella que un día vi sin pensar, aquella sigue siendo mía y la sigo queriendo. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario