Páginas vistas en total

lunes, 27 de mayo de 2013

LA PALOMA SUICIDA

Hay una paloma blanca, como un copito de nieve…la paloma siempre que podía, trataba de ayudar a sus amigos (que tenía muchos) a cambio nunca les pedía nada, hasta que un buen, (bueno, mal) día conoció a una pareja de gavilanes, los gavilanes al parecer, ya llevaban hecha su idea y su idea era arrastrar a la palomita hasta su nido y allí comérsela. Pobrecita palomita, tú tampoco volverás…los gavilanes, gordos, sebosos y malvados, trataban de acorralar a la paloma y mientras tanto, le contaban a todas las aves del bosque, lo dañina que era la paloma. Y como siempre pasa en la vida, algunas les hacían caso y otras les picaban en su obispillo, pero no por eso, dejaban de incordiar a la palomita. Alguna urraca escuchó los graznidos de los grajos y trataron de incordiar a la paloma, pero ella no tenía tiempo para escuchar a la orquesta mal entonada que entre todos formaban. Mientras tanto, los gavilanes, se hacían más viejos y más sebosos y cada día que pasaba babeaban más pensando en el día que pudieran clavarle el pico a la paloma. Aquel día la paloma se vio lejos de su nido sin nadie que la protegiera, los malvados gavilanes la acosaron y la acosaron, pero la paloma no se dejó vencer por los esperpénticos animalejos y en cualquier momento, Pia-Pia, la linda golondrina llegada desde las tierras asturianas, salió en defensa de la palomita…en los ojos inyectados en sangre de la malvada pareja, se vio relucir la rabia y la envidia, pero nuestra paloma siguió feliz en su vuelo y pronto se volvió a olvidar del mal encuentro. Y el tiempo pasaba y la paloma feliz y dichosa, zureaba y hacía felices a sus amigos, nadie sabe que en su ánimo estuviera el dañar a nadie, pero en el libro de la selva y en los cuentos de la vida, siempre se ha escrito de la inquina que los gavilanes le tienen a las palomas. Cuando alguien les pregunta a los gavilanes porque odian a las palomas, los gavilanes lo único que hacen es remover sus plumas y con sus cuellos todavía estufarrados, como el rabo de un gato delante de un perro, decir lo malvadas que son las palomas. Hoy el nido está vacío…pues la linda paloma lo ha abandonado, hay quien dice que no pudo soportar el acoso de los gavilanes y que se suicidó, hay quien cuenta, que después de huir de los asquerosos come-palomas, se fue a refugiarse en un convento de palomas, pero la verdad del cuento, hay señor del gran tormento, lo saben el palomo y yo.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario