Páginas vistas en total

domingo, 2 de febrero de 2014

UN ARTISTA EN LA CALLE ( O Luis Sala en "Art al carrer")

Esta es una crónica con reminiscencias Bermejianas, por lo que pido perdón al maestro, por tomar lo que él no me ha dado. Aquella mañana del día uno de Diciembre de hace ya un año, le dije a mí marido, que apagara el fuego donde se estaba cocinando la comida, para ir a hacer compañía a un artista con el que no tenemos más contacto que el día del nenúfar en casa del maestro Bermejo o en la plaza de Gabriel Miró. Pero en no importa que sitio, el artista que hoy ha sido el dueño del art al carrer, siempre me ha impresionado por su facilidad para crear de la nada con sólo un poco de agua y mucho "savoir faire" mezclado con un poco de pigmento, hacer un guiso, del gusto de los mejores gurmetes o "gourmet´s". Bueno, el caso es que el frio aquella mañana, apretaba de lo lindo, menos mal que el aire, lo ponía mucho peor, pero el compañerismo es el compañerismo y había que echarle valor. El caso es que con la calefacción del Xsara Picasso a toda pastilla, llegamos a la parte derecha de San Vicente según se sube desde Alicante. Aparcamos algo lejos, según se pudo. Y cuando ya estaba aparcado el coche, vi que mí marido, se ponía blanco, yo pensé...a este le ha dado un yuyu...cariño ¿qué te pasa...?, a lo qué él, muy compungido me dijo...creo que no he apagado el fuego... Que largo se nos hizo el viaje de vuelta, parecía que todos los domingueros habían salido a pasear delante de nosotros, pero tras mucho sufrimiento, mi marido abrió la puerta de la casa y salió a recibirnos el suave perfume del guiso que ya casi estaba hecho a la lumbre... Después de dar gracias a Dios y de quitar la comida del fuego, ya con más tranquilidad y comentando lo que podía haberse liado, regresamos de nuevo a San Vicente habiéndonos olvidado del frío. Aunque tardamos más en aparcar que la vez anterior, mi marido con toda su paciencia, lo consiguió a la tercera vuelta y subiéndonos los cuellos de los abrigos, llegamos hasta la Avenida de La Libertad, donde sólo nos esperaba más frío y la decepción de no encontrar a nadie. Hoy por fin y a la tercera, Don Luis Sala, reinaba en la puerta del único bar que vimos abierto (al cual no hemos entrado) pero ha sido porque antes había que maravillarse viendo el trabajo del artista invitado y de todo su séquito acompañante, hemos saludado a muchos compañeros que han venido a arropar al artista (que falta le hacía, debido a que el día, tampoco le ha a acompañado) pero al menos se ha podido lucir y hasta ha tenido un conato de personas interesadas en su obra. Gracias al maestro Sala y al Ayuntamiento de San Vicente, gracias al cual, que ha sido precursor junto con el de Alicante, en sacar a la calle el sitio donde poder ver la obra de los artistas y a los mismos trabajando de cara al público. ¡FELICIDADES MAESTRO!. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario