Páginas vistas en total

jueves, 27 de marzo de 2014

¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO...?

Al parecer, todos quieren tener razón. Y a su manera, todos la tienen. Unos piensan que están en su derecho a manifestarse y la verdad es que desde la Constitución, hasta la calle, todos les dan la razón, el pueblo sufre y el pueblo hace llegar hasta lo más alto su queja ¿qué hay de malo en ello? Según la otra parte, en vez de salir a manifestarse, la obligación del pueblo, es estar trabajando, estudiando, rezando...y si no, que les vayan...acaba en ando. El pueblo, tiene que darse cuenta, que el día de las elecciones y por gran mayoría, decidieron votar a los que están mandando. Cuando les dieron su voto, les dieron su confianza, para que con ella, hicieran lo que mejor les pareciera y así lo están haciendo. Los que gracias al voto del pueblo, llegaron al poder, piensan que están en su derecho al ejercer el poder en la forma en que más les convenga y hasta puede que piensen, que también es lo que más conviene al pueblo. No pueden llegar a entender, que aquellos que les eligieron, ahora no estén conformes. Pero la verdad es que el voto no se lo dieron, sólo se lo confiaron para que ejercieran el poder, cómo lo haría un buen padre de familia, en el momento en que usaron el poder en contra de los intereses del pueblo, los votantes están siempre en su derecho de censurarles el no haber cumplido con sus promesas, porque no han sabido conservar la confianza del pueblo. Los que se manifestaron, eran conscientes de que con su manifestación, iban a llamar la atención de los que ellos entendían que no cuidaban de sus intereses. Y con ese bagaje partieron desde distintos puntos del país. Los que les esperaban, esperaban pacientemente y tuvieron tiempo para preparar el recibimiento...con tiempo advirtieron de lo que a su llegada les esperaba...pobre pueblo, ellos no entienden los entresijos del poder, ellos cómo dice su nombre, es pueblo llano...(llano: dícese del terreno sin cuestas ni recovecos) ellos no entienden de violentos, ni de infiltrados, ellos salieron de sus casas y llevaron a sus hijos a enseñarles lo que es la Democracia...hijo aprende...pan, paz...y libertad y en un recodo de la carretera, la madre sacó su pecho y amamantó al niño. Luego la manifestación llegó a su destino. Al parecer a unos y a otros la cosa se les fue de las manos, llovieron las piedras, las pelotas, algunos dientes y hasta un testículo. Los que tienen la razón (de la fuerza) culparon a los manifestantes. Y los manifestantes, ahora, no saben que decirles a sus hijos sobre la democracia. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario