Páginas vistas en total

sábado, 22 de marzo de 2014

TEMPUS FUGIT II

El tiempo pasa inmisericorde, no se para a pensar a quién lleva ni a quién trae, es indiferente al dolor y a la alegría de las gentes. hoy en todas las televisiones, en todos los periódicos y en la más pequeña emisora de radio, nos hablan, nos cuentan, nos dicen que eran tan amigos de Suarez. ¿que quién es Suarez? hombre, eso no se pregunta, Suarez es aquel político que por enchufe llegó a presidente del gobierno y que unos años después, tuvo que marcharse porque al parecer, no era lo suficiente bueno, cómo para regir los destinos de esta Nación llamada España. Sólo duró cinco años su mandato al frente del país, pero pese a su gran empatía, no consiguió retener por más tiempo el poder, el poder del pueblo, el poder socialista, acabó con él...luego poco a poco el olvido; el no aprecio, los reproches de quienes ayudó y luego le hicieron la luz de gas. Hoy después de casi cuarenta años, Don Adolfo Suarez, vuelve a estar en el candelero, hoy faltan elogios para subirlo a los altares, hoy todos se apuntan al carro de la amistad, todos fueron sus amigos y se permitieron el lujo de tutearlo. Y es que si un día llegó a presidente, fue gracias a este periodista que en su día, no tuvo nada que decir de él, hoy le falta papel en el que escribir las buenas relaciones que con él mantuvo. Pero la desfachatez rompe cualquier barrera, cuando el informador (o informadora) ha tenido la desfachatez de decir, que gracias a Suarez, disfrutamos de la libertad que hoy disfrutamos. Señor (o señora "periodista) entiendo a la perfección lo que usted trata de decirnos. Usted pretende decir, que si usted no dice lo que ha dicho, otro periodista lo dirá y tal vez usted, tenga que ocupar un puesto entre los últimos en las filas del paro. Pero si ese es su temor, hay personas que se dedican a trabajos no tan lucrativos y hasta menos peligrosos, pero de personas honradas es cumplir a rajatabla con las obligaciones de su trabajo. Por favor y en respeto a su profesión, no diga lo que no es cierto. Yo creo que si Don Adolfo Suarez, hubiese escuchado lo que usted ha dicho, no le estaría nada agradecido. Dios le dé al Señor Suarez lo que se merece y a usted le perdone por no saber callarse lo que no debió decir. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario