Páginas vistas en total

lunes, 21 de junio de 2010

VINO. Y LE DEJÉ ENTRAR

Ha venido, ha llegado. Le he abierto la puerta, lo he dejado entrar. Al principio, no quería, pero al final, me ha convencido. Seré tu fiel compañero, seré tuyo hasta Septiembre, tus días serán más largos, tendrás más felicidad. !Si! será verdad todo eso. ¿Y del calor, que me dices? ¿que hago con tus mosquitos? ¿y si no puedo dormir.?
Espera, espera mujer y no te pongas nerviosa. Cuando llegue el calor, tendrás brisas en las noches, tendrás noches de locura que se vestirán de gala, sólo para que disfrutes. Verás bailes y zarzuelas, oirás cantar en las noches a esos profesionales para calmar tu calor, podrás pasear con tu amado, abrirle tu corazón. Mis noches te llevarán hasta la orilla del mar, allí, aquel tiempo pasado, aquel que tanto te gustó, aquel que tanto has soñado, otra vez recordarás, besos caricias, abrazos. planes de toda una vida, que ya se han consolidado. Los mosquitos al cantar, muy cerca de tus oídos, te vienen a recordar, lo mucho que te han querido. Y si no puedes dormir, pues el calor te lo impide, que cerca tienes la ducha y si le ganas la lucha, ya podrás dormir después.

Con estos razonamientos, dejé pasar al verano, al ver que me protegía, no volví a pensarlo más y viví con alegría

No hay comentarios:

Publicar un comentario