Páginas vistas en total

domingo, 29 de enero de 2012

AMANECER EN UN CUENTO

Adela, no entendió el motivo de la llamada, Nena, había salido hacia París dos días antes y todavía no tenía noticias suyas, pero sabiendo como era su hija, no se preocupó demasiado, a veces no se acordaba de que su madre, vivía pendiente de ella, padres son padres. Hijos son hijos.
Cuando cogió el teléfono, no podía suponer, que la sorpresa, estaba a la vuelta de un viaje, agregado a otro viaje. ¿Señora Díaz? ¿Doña Adela Díaz? ¡Sí! Soy yo ¿dígame? Mire le llamamos, desde el Hotel España de París y la llamada es de su hija, hoy por motivos que ella misma le contará, ha tenido que salir de París, con rumbo a Dinamarca, sólo es para decirle a usted que no se preocupe, que ella le llamará en cuando sea posible.
Cuando Nena salió de casa, a su madre, se le rompió algo dentro de su alma, pero pensó que la vida de su hija, sólo podía vivirla su hija, así que haciendo de tripas corazón, se propuso no incordiar nunca a su hija y a confiar por siempre jamás en su fuerza é inteligencia.
Cuando Nena se presentó al concurso de televisión, no contaba con que el premio fuese tan jugoso, de entre ciento veintitrés personas que se presentaron, ella se clasificó la tercera, entre los diez finalistas y por delante de ella sólo dos guapos y jóvenes hombres, con los que hizo amistad enseguida. Los dos jóvenes tenían ya hechos sus planes, si conseguían ganar aquel concurso y por supuesto los planes, eran tentadores. Carlos y Savo, se conocían desde la escuela primaria, nunca habrían concebido la vida por separado é incluso pensaban que después de casarse, su amistad seguiría durante el resto de sus vidas
No se podían creer que la ganadora de aquel concurso, fuera aquella niñata, que aunque simpática y lista, no estaba a la altura de ellos, fue Nena, la que se dirigió a ellos y les propuso unir todo el dinero ganado entre los tres y poner en marcha el proyecto que ellos tenían, los ojos de los dos jóvenes, se abrieron como platos, pero niña ¿Tú qué piensas? ¿Cómo vas a poder seguir nuestra marcha? ¿O quieres que seamos tus niñeras?
Aunque lo dijeron con el corazón, pronto se dieron cuenta que Nena, no era una (nena) era una mujer con más fuerza é inteligencia que la mayoría de las personas normales. No, no, Nena no era una persona normal, sin pensarlo, lo demostraba a cada momento, sin ser capaz de dejar ver que las ideas más importantes, siempre salían de ella.
Aquel día en París, Nena había contactado con un Danés llamado Orla, Orla, era presidente de una O.N.G. que llevaba diez años trabajando en África ayudando a una aldea donde cuando llegaron los de la O.N.G. no existía más que hambre y enfermedad y a los cinco años, la aldea, era autosuficiente. Ahora tenían pensado hacer lo mismo con otra aldea, donde la sequía hacía que no pudieran sobrevivir por más tiempo. Nena había estudiado algo de riegos por aspersión y cuando pudo levantar la cabeza del proyecto, se dio cuenta de que la aldea, se bastaba por sí misma, que tenía un hijo de Savo (de quien Carlos era el padrino) y de que todavía no había podido escribir a su madre, pero se le estaba ocurriendo una idea que si….pepaherrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario