Páginas vistas en total

viernes, 27 de enero de 2012

EL ÚLTIMO PAK DE MERCADONA

No es que me guste quejarme, no, no es mi estilo, pero a veces la realidad, supera a la ficción. Allá por los tiempos de María Castaña, coetánea de mi marido y señora de bien, cuando empezó a funcionar Mercadona, al hacer una compra, me dieron un boleto (por valor de lo comprado) en el boleto había un premio, consistente en un descuento de mil pesetas en las siguientes compras ¡Que ilusión! También es cierto que aunque hacía falta, ha llovido mucho desde aquel entonces. Ayer, mandé a mi marido a comprar unos yogures de Danone, desnatados y sin azúcar, el pobre, por hacerme la gestión correctamente, estuvo media hora estudiando los logotipos de Danone, no encontrando los desnatados, eso sí, los había de la marca Hacendado, que sin desvalorizarla, es la Marca de cabecera de Mercadona. Yo le había insistido expresamente a mi marido que quería Danone. Misión imposible.
Después de mucho buscar y ante la imposibilidad de conseguirlos desnatados, optó por que fueran normales y aquí estaban ellos, muy bien vistos en su góndola, (a muy buen precio, comparados con los de Hacendado, tres veces más baratos) y al no encontrar yogures sueltos, se dirigió a una empleada, quien con mucho cariño le dijo “esto es comida de viejas” si quieres la tomas y si no la dejas, no tuvo más remedio que traerme un pak de ocho yogures, cuando a mí, lo que me hacía falta era un yogur.
Al principio, tenían un buen servicio de carnicería (por cierto con mucha venta) pero los tiempos cambian y los negocios son los negocios y la carnicería pasó al reino de los justos. Después de pasado un buen tiempo, las mentes pensantes de los hermanos Roig, llegaron a la conclusión, que se estaba perdiendo una buena porción del pastel de los beneficios y sin pensar para nada en los intereses de los clientes, han abierto un nuevo sistema de carnicería, donde el cliente no puede ni pedir, que le corten las alas al pollo, así que o lo coges bien del cuello o se te volará por el camino, tanto más, cuando en caja te lo cobrarán al precio que quieran y luego, si no pagas dos céntimos, por una miserable bolsa, con la excusa de que es para no contaminar, te tienes que llevar la compra bajo del brazo, así que hay que procurar hacer la compra corta y cuando sea necesario, ir a otros sitios, donde las bolsas ya van cargadas en el precio de la compra.
Según se ha oído decir en los mentideros de esta ejemplar empresa, el último pak que piensan poner a la venta y a muy buen precio, sólo hasta que remita la crisis, ya que la oferta es sólo en beneficio de los clientes, es la siguiente: llévese un pak de ternera, en él le entrará la ternera entera, el collar, la cuerda, el cuchillo con el que podrá cortar en vivo la parte que más le convenga, sin tener que meter el resto en el frigorífico, un aerosol para mantener limpia la piel de la vaca ¿pero es vaca, o es ternera? Un saco de pienso y otro pak de limpieza para limpiar la casa de la KK de la vaca, pero aquí, no vengan con tonterías de cien gramos de longanizas, que con los tiempos que corren, no está el horno para bollos. (Por cierto, otro día hablaremos del pak del pan y lo daremos “por saco…s”. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario