Páginas vistas en total

lunes, 16 de enero de 2012

DE ILUSIÓN, TAMBIÉN SE MUERE

Se llamaba Manuel, nació en España. FIN. Hasta aquí, su curriculum, ahora vamos a ver al personaje y a sus enemigos, porque yo creo que él no tuvo enemigos y sí muchos adversarios, ayer murió el hombre y hoy dos gusanos desgraciados, salidos de yo no sé donde han tenido la osadía de faltarle al respeto. De uno sé su nombre “Cayo” y el otro por no saberlo me lo cayo. Tengo que decir que la política, no es lo mío, pero se respetar a quien se ha hecho respetar durante toda su vida y Don Manuel, fue de todo menos cobarde, no sé si acertó en sus ideas, ni antes ni después de enfrentarse a Don Francisco, dio muestras de hacer lo que su orgullo, le ordenaba hacer y si hubiese dicho “la calle es mía” hubiera estado en su derecho, porque no habían gusanos que le salieran al paso y si se bañó en las playas de Almería, el único motivo que les dió a sus conones, fue que había que promocionar el turismo por aquellas tierras, como así lo hizo. Usted Don Manuel, no tiene mis simpatías como político, creo que excepto grandes individualidades, no hay político bueno (o por lo menos que haya sido capaz de aportar nada al desarrollo de este pobre país) pero el hombre que ayer murió, fue capaz de dar lo que tenía dentro, durante sesenta años, con más o menos acierto, pero siempre dando la cara. Descanse en paz Don Manuel, quédese con mí respeto. En Perbes yacerá Don Manuel al ladito de su esposa. De ilusión, también se muere.
Hoy he llegado tarde a la inauguración, pido perdón al artista y a todos mis compañeros, por haberme visto llegar a última hora. He visto la obra del compañero y la ilusión que en ella ha puesto, he visto a otros artistas hacer sus comentarios. He hablado con unos y con otros y he visto la ilusión reflejada en muchos rostros. Cuando las cosas se hacen bien, cuando existen buenos dirigentes y personas dispuestas a luchar, para llevar a cabo su trabajo, que caras de felicidad he visto en personas de la junta directiva, he saludado a Rosa, a Jaime, a Olga y al maestro Bermejo y ¿me lo hacen mis ojos? ¿O la luz que de ellos dimana es ilusión? He visto felicidad en la mirada de todos ellos, pero cuidado, cuidado a todos, que… De ilusión, también se muere. Y alguien me ha comentado, que quizás alguien pueda pensar…Bueno y ¡qué! ¿vosotros estáis orgullosos de vuestro trabajo? Pues eso. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario