Páginas vistas en total

jueves, 6 de junio de 2013

LOS 450.000...Y YO

Dicen, que en nuestra España, hay cuatrocientos cincuenta mil políticos, más unos cuantos jueces, más…bueno, eso no tendría importancia, si todos marcharan de acuerdo, pero el problema es, que cada uno, manda, legisla, ordena, y manda ejecutar según tenga el día y para nuestra desgracia, no siempre andan de acuerdo. Mi marido que creo que es un hombre prudente, siempre me ha dicho, que en sus tiempos, los que mandaban, eran los padres, los maestros y en general las personas mayores, de quienes los niños tenían que aprender y a su vez, se encargaban de darles educación. Pero los tiempos fueron cambiando y si un niño, que se consideraba maltratado, se dirigía a alguien a pedirle ayuda, los padres eran despojados de la patria potestad, condenados al destierro y a no poder acercarse a sus hijos bajo penas de cárcel y similares. Los tiempos fueron cambiando y los niños aprendieron a no respetar ni a los padres ni a los maestros, ni a las personas mayores, los derechos, estaban de su parte y nadie podía decirles lo más mínimo, así fueron cambiando los tiempos y los niños se fueron haciendo mayores, pidieron más libertad a sus padres (o se la tomaron ellos) y cómo la vida cada día está más cara, para poderse realizar, tuvieron que ir los viernes a hacer la compra a Mercadona, de donde salían con sus botellas, camino del botellón…que viernes tan felices… Por supuesto, los padres tuvieron que pasar por el mal trago de no poder saber dónde ni con quien, estaban sus hijos. Y mucho menos de tener la oportunidad de poderlos ayudar en caso de necesidad, pero la gran estupidez de nuestro inútil y bien pagado gobierno, nos llega a través de la caja tonta, donde nos anuncian que dice sanidad, que a los padres que sus hijos lleguen al coma etílico, sean multados en primera instancia…y yo me pregunto ¿luego serán fusilados? Si en esto nos gastamos los dineros los españoles, lastima de gasto que hacemos. Y para terminar, yo me pregunto ¿si un Juez, me castiga por ser responsable de la vida de mi hijo y puedo ser hasta apartada de él, que debo hacer, cuando se vaya de casa? ¿Llamo al programa de hermano mayor para que me lo solucionen? ¿O por el contrario, lo voy a buscar yo, a quien hace años dejó de respetar por miedo a que la justicia me lo quitara? Y es que si no se ponen de acuerdo entre los cuatrocientos cincuenta mil políticos más unos cuantos jueces y otros defensores de la ley y el orden, cómo voy a conseguir enseñar a mi hijo lo que nadie se pone de acuerdo en que se pueda enseñar. Una madre sin hijos.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario