Páginas vistas en total

jueves, 25 de septiembre de 2014

A VUELTAS CON EL NEGOCIO

La vida es como viene y así hay que tomarla. Por un lado está la inocencia ciudadana y por el otro, la falacia, el engaño, el aprovecharse del puesto alcanzado y el ningún respeto al pueblo llano.
Pero no te olvides compañero, que quien a hierro mata, a hierro muere. Cada día, se os va viendo un poco más el culo y no es que nadie quiera ver vuestras vergüenzas, de eso, ya os ocupáis vosotros mismos, cada uno llegado el momento, trata de defender sus intereses y para hacerlo, no le importa dejar con las vergüenzas al aire a su mejor amigo (la política, es la política, pero mi familia, tiene que subsistir...Picasso.)
Pero el pueblo llano no tiene prisa, los gobernantes pasan, pero el pueblo perdura...para enfrentarse a otros tan ladrones cómo los anteriores y no menos que los que vendrán...cuando para salvarse el más importante, no duda en denunciar al que está por bajo, quien a su vez no deja nada oculto de su denunciante. La bola se va haciendo más grande y en su rodar, cada vez arrastra a más aprovechados, pero llega el momento, en que llega a la casa de la justicia y allí cantan los que antes juraron fidelidad al partido...
...Y es que no se pueden mezclar las churras con las merinas. Mientras El Poder Judicial sea un juguete en manos de los partidos, la Ley no podrá alzar la mano más que con el cartero, pero cuando no tengan más remedio, también tendrán que pasar por el tamiz...alguien denunciará y a su vez, alguien se verá denunciado y así la gran bola (que no la mano) de la JUSTICIA, será la encargada de poner a cada uno en su sitio.

Y yo inocente mujer, sin idea de los hilos que mueven la vida y que no creí llegar a tiempo de ver una guerra, ahora tengo mis dudas de lo que voy a llegar a ver. Creí que mí vejez transcurriría de forma tranquila, pero los vientos nos han querido traer otras cosas para amenizar nuestra vejez y así estoy viendo, como personas llegadas a su jubilación, tienen que quitarse la comida de la boca, para que de su pensión, puedan vivir sus hijos y sus nietos. He tenido que tener la desgracia de ver cómo ancianos que han estado cotizando toda su vida, se encuentran con que por culpa de unos advenedizos ineptos para todo excepto para llevarse lo que no es suyo, no pueden recibir un tratamiento a sus enfermedades, mientras sus ladrones, disfrutan de lo que han robado al pueblo en las mejores islas, mientras a nosotros nos traen a enfermos de Ebola, para que terminen sus días rodeados de sus amigos...y si de paso se contagia alguno...pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario