Páginas vistas en total

sábado, 6 de septiembre de 2014

LA CRUZ...

Dice una voz popular...¿Quién me presta una escalera, para subir al madero para quitarle los clavos a Jesús el Nazareno...Y aquí, todo sigue igual. Unos quieren hacerlo y otros no saben cómo impedirlo y pienso yo, que es la hora de acercarles la escalera a todos estos inútiles, que después de tanto tiempo, no saben lo qué tienen que hacer.
Si Don Mariano y toda su cohorte de asesores, no tienen la forma de arreglar el problema de los catalanes, yo les recomendaría que buscasen en los archivos del Diario Oficial del Ministerio de la guerra el de fecha siete de Octubre de mil novecientos treinta y cuatro.
Al parecer, a los gobernantes de la época, no le temblaron las manos a la hora de escribir (ni a la de proceder) " En Cataluña, el Presidente de la Generalidad. Con olvido de todos los deberes que le impone su cargo, su honor y su responsabilidad, se ha permitido proclamar el Estat Catalá. Ante esta situación, el gobierno de la República ha tomado el acuerdo de proclamar el estado de guerra en todo el país.

Tal vez, esto sólo sea un juego entre los políticos Catalanes "algunos." Tal vez sólo se trate de poner una cortina de humo a la marcha del molt honorable y toda su familia, pero sea lo que sea, la Ley se debe de cumplir por todas las partes y se debe de poner a cada uno en su sitio. Al ladrón (o a los ladrones) en la cárcel y a los sediciosos donde en Ley les corresponda. Pero si en circunstancias normales, está bien que la Ley mire con misericordia al que cogió lo que le vino a mano, en circunstancias muy especiales, cómo en época de expolio del pueblo y cuando se ha tratado de hacer creer al pueblo que está sufriendo una crisis, lo que se debe de hacer, es actuar con mano dura; por demostrar que la Justicia no permite ni permitirá corruptos ni ladrones y para que en lo posible, sea reintegrado a las arcas, lo que han tratado de robar, esconder y defraudar, no importándoles el hambre del pueblo. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario