Páginas vistas en total

sábado, 20 de septiembre de 2014

PASEANDO POR LOS GRANDES ALMACENES

Entre los grandes almacenes (unos más que otros) y la administración, a los españolitos de a pié, NOS HACEN LA CUSCA. Y es que a los unos, los dejan hacer lo que les parece y se pasan las leyes por el forro de sus asesores mercantiles....y los otros, como siempre, tienen cosas más importantes en qué pensar.
No creo, que exista ninguna Ley, que les permita decir que el kilo vale a....y luego el medio kilo, lo cobren más caro. Así, en productos divisibles, se pueden hacer pequeñas partes, que si bien a ellos les reportan pingües beneficios, al sufrido consumidor, sólo le queda el recurso de pagar los precios más altos, o llevarse a su casa cantidades que en realidad no necesitan.
La Ley 7/96 B.O.E. 15 17/01/96 lo dice bien claro, aunque ellos saben que al consumidor, no le es dado pasar la vida consultando las Leyes. Si un kilo de producto, el minorista lo vende a un Euro, si divide el producto en porciones más pequeñas, lo debe de hacer, para ofrecer mejor servicio a los clientes y no para encarecer los precios por haber empleado más trabajo o productos asimilados, el beneficio a la atención, es cobrada en la mayor venta del producto.
A veces el consumidor, se acerca a la estantería en busca de solucionar un pequeño problema aislado, pero se encuentra, con que el producto, se encuentra envasado en un pack de varias unidades, de las que tendrá que tirar (o almacenar en el baúl de las cosas inútiles) el resto de lo comprado sin necesidad. Si por el contrario, se vende el producto en su pack correspondiente, entonces, no deben de decir el precio unitario, para que a la hora de la compra, al ser más barato, sea más atractivo.
Si los almacenes ofrecen productos de la mar, nunca podrán ofrecerse juntos con los congelados haciéndolos pasar por frescos, debiendo haber una separación en la colocación de los mismos, el cliente, no tiene por qué ser experto en el conocimiento de las condiciones del producto, pero tiene derecho a no ser timado por su desconocimiento.

Si la Ley no se preocupa, si los grandes supermercados persisten en su afán de ganar dinero a costa de la ingenuidad de sus clientes, ¿qué hacen las organizaciones no gubernamentales que no son capaces de denunciar estas formas de engaño?...despierta pueblo...despierta...pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario