Páginas vistas en total

martes, 16 de septiembre de 2014

EL CULPABLE

Cómo ya estaba escrito desde hace tiempo, la culpa es del recadero. Antes, mucho antes que Pujol hijo, tuviera que comparecer ante el Juez Ruz, mucha gente, al igual que en el caso Urdangarín, ya tenían claro que el culpable sería el recadero. Hoy nuestro Dulce fiscal, ha salido a la palestra, para explicar que si no se ha tomado ninguna medida contra el citado a declarar, ha sido porque nadie lo ha solicitado. Y si nadie lo ha solicitado, no hay por qué poner ninguna medida (así, los acusados, tienen más tiempo de deshacerse de lo que no les convenga que nadie vea.)
Al parecer y según las noticias, la culpa es de la policía, que no es capaz de llevar los documentos para la causa de forma procedente. Yo tengo en una estima mucho más grande que eso, la forma de trabajar de esos esforzados hombres, aunque no pueda decir lo mismo de políticos, de algunos jueces, ni de algún que otro fiscal, así que permítanme que no ponga en duda el trabajo de la policía y si el de los otros participantes en la administración de una justicia, que está más que claro, que no es igual para todos.
Y es que la cosa está clara, mientras la justicia esté gobernada por las fuerzas políticas y algunos jueces sean promocionados (as) por los partidos, la justicia será impartida, de acuerdo con los intereses de cada partido. Yo en mí modestia, pediría que los políticos, dejaran de existir (en bien del país) y que los Jueces pusieran Justicia, de acuerdo con lo exigible en Derecho y no con los intereses de ningún partido, ni de nadie que por hacerlo, pudiera manchar el buen nombre de tan alta Institución.

Cuando el pequeño ser, cruza la calle y en la misma esquina, se encuentra con la injusticia, piensa que para ser ladrón, no se puede ser pobre. Para ser ladrón, hace falta tener un traje de Armani y muchos amigos políticos. Esto es una apreciación errónea del ciudadano de a píe. Para ser ladrón, lo más importante es no tener escrúpulos y pensar que es mejor el Euro en tú bolsillo y el hambre en la barriga de los demás (si son niños mejor) y a las pobres gentes, no les cabe pensar, que eso merece otra forma de proceder que la habitual, piensa el pobre en su hambre...Dios proveerá...pero Dios está tan ocupado...pepaherrero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario