Páginas vistas en total

martes, 12 de febrero de 2013

EL ALIVIO

Hoy nos ha visitado don Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. Gracias a Dios que ha sucedido, a partir de hoy España será otra cosa, el aire dejará de soplar, las temperaturas subirán hasta los veinte grados (o más) el Papa dejará de ser Papa, los pajaritos cantan, las nubes se levantan y entre tontería y tontería, otro día pasado. Esto es lo que el país necesita, conseguir que nuestros queridísimos políticos, dejen de salir un día en los papeles y en las televisiones…hago un inciso, para dar la noticia de que Ana Mato, dice que ella no tiene nada que ver con las cosas de su exmarido y que no piensa dimitir. Y dice que el político que dimitió por una multa de tráfico, es porque no tenía verdadera vocación. Mientras tanto, en el Congreso, vemos el bochornoso espectáculo de unos pseudo padres de la patria, volviendo la espalda a Ana Colau, tal vez no querían contaminarse del olor a vulgo, si hubieran tenido vergüenza torera, se hubieran dado cuenta, que aquella débil mujer, llevaba un mensaje de un millón y medio de personas clamando en el desierto, pero sus sonrisas socarronas y suficientes, nos dieron la medida, de la educación de algunos de sus señorías. El Papa se va, el Papa nos abandona y alguien pensará “ya era hora” pero estoy segura y defiendo, que la decisión, es la de un hombre intelectual, con una inteligencia por encima de lo común y con una decisión muy meditada, es tan grande la responsabilidad que pesa sobre su anciano cuerpo y tan duro estar en la brecha día a día, que la carga es superior a lo que sus años y su salud pueden resistir y antes de no poder dar todo lo que se espera de él, prefiere dejar que alguien más cualificado por sus condiciones salubres e intelectuales, lleve esa cruz. No nos queda más que ante su sacrificio, quitarnos el sombrero y pedir que Dios ilumine a su sustituto. Quiero como cosa muy especial, dar las gracias a las personas que me han dedicado su atención al leerme estos días con motivo de la exposición de Orihuela, en particular, quiero darle las gracias a Don Carlos Bermejo, alma y corazón de nuestra asociación, pero además, compañero maestro en el arte de la escritura, de quien siempre he recibido su solidaridad y me ha animado a seguir escribiendo. Esta mañana, mi marido ha recogido mi cuadro de la Lonja, me ha contado que ha visto toda la exposición desmontada y dice que le ha dado pena, hasta ayer, era la ilusión de muchos compañeros hoy ya es historia, pero así se va haciendo camino, por mi parte, darle la en hora buena a todos los participantes, al Excelentísimo Ayuntamiento de Alicante, que nos brindó tan gran oportunidad y tan alto dejó el pabellón de las exposiciones alicantinas y por supuesto, a la asociación de artistas alicantinos, que como es su costumbre, va subiendo las altas cotas del bien hacer. Ahora a esperar la próxima sorpresa, de las que ya vamos estando acostumbrados, gracias al trabajo de don Juan Antonio Poblador y al resto de la junta directiva. Decía aquella canción…no pares…sigue…sigue. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario