Páginas vistas en total

sábado, 9 de febrero de 2013

...¿Y SI EMPEZAMOS DESDE CERO? 2ª Y FIN

Pobre Félix, pobre pueblo mío…pobres recuerdos…creo, que fui de las que vio empezar una época, decían que había hambre y puede que tengan razón, pero entonces había vergüenza torera y nadie (o casi nadie) cogía lo que no era suyo, también se decía, que éramos la reserva espiritual de Occidente, pero al menos, las personas, se guardaban mutuo respeto. Y en especial, hacia las señoras y hacia las personas mayores, entonces, no se concebía, que un jovenzuelo, faltara al respeto a una persona mayor, el saludo no era obligatorio, era de obligado cumplimiento, sólo por cortesía y el ceder el asiento a cualquier mujer o persona mayor, no era obligación era un orgullo hacerlo. Pero la hermana de Félix, Aurora, no iba a ser menos que su hermano y donde fuera su sobrino, también iría su hijo, al subir en el autobús, nunca se le olvidaba darle (que no pagarle) el billete a su hijo y si alguna persona mayor le pedía por favor, que le dejara el sitio, la madre muy ofendida, salía en defensa de su hijo y hacía valer el derecho que le daba su billete (que en realidad era de su madre, que también iba sentada). Llegados los años sesenta del pasado siglo, las maquinas, fueron desplazando a la mano de obra, donde antes eran necesarios veinticinco obreros para conseguir hacer cien pares de zapatos al día, ahora con las maquinas, con los mismos obreros, se podían hacer diez veces más. Y a partir de aquí, empezó el vía crucis de los empresarios, antes tenían que recorrer los caminos de España, pero ahora era necesario recurrir a la exportación. Los fabricantes que se quedaron atrás y no se modernizaron, quedaron en el camino. Pero nada hacía presagiar lo que se venía encima a mí pueblo trabajador y luchador nato. Empezaron a salir a la palestra los Sindicatos y lo primero que notó el pueblo, fue una convulsión que pronto se hizo notable en todas las fábricas ¿te has enterado…la fábrica de…ha cerrado? Y así la pequeña bola de nieve, se fue haciendo grande y al poco tiempo como reguero de pólvora fue corriendo la noticia, a fulano lo han despedido y le han dado una indemnización de…pesetas…¿eso es mucho dinero…? Con lo que le han dado a fulano, se ha comprado una casita en el campo y ahora todos los de la familia trabajan allí…no parecieron darse cuenta de que las fabricas desaparecían bajo sus pies, algunos sindicalistas, tuvieron suerte y fue su época dorada, hubo quien dejó de trabajar para toda su vida, otros llegaron a medrar en la nueva política que nacía. Nadie vio que empezaba una nueva época, los fabricantes, tuvieron que buscarse las mañas para poder subsistir, los trabajadores, tuvieron que amoldarse a los nuevos tiempos, pero los tiempos cada día eran más difíciles, Félix que fue un gran productor manual, no llegó a adaptarse a la época de las máquinas, encontró algún trabajo, del que era echado, por no amoldarse a los nuevos tiempos, el hijo de Félix terminó su carrera, al principio entró a trabajar en una oficina, pero poco después fue cerrada y como había puesto su firma en algunos proyectos, se vio involucrado y desistió de hacer nada por miedo a sus responsabilidades legales. Llegó la nueva época ladrillos, corrupción, grandes impuestos, ruina del ladrillo, más y más grande corrupción, suben las derechas, ruina de las derechas, suben las izquierdas, ruina de las izquierdas y cada vez que cambian de bando (o de banda) son más corruptos y nosotros más pobres…y los impuestos y el coste de la vida más altos, así ¿hasta cuándo señor?...pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario