Páginas vistas en total

miércoles, 13 de noviembre de 2013

LOS VIRUS QUE CORREN

Unos no tienen importancia, sólo las molestias de unos cuantos días y ya se han pasado, estos se suelen presentar, gracias a los alcaldes y alcaldesas desaprensivos de muchas de nuestras ciudades, estos ciudadanos, miran tanto y tan bien por sus pueblos y ciudades, que por no gastar un Euro, ceden las contratas de la limpieza y baldeo de sus ciudades, a empresas que lo único que pretenden es tratar de hacer un negocio a costa del pueblo llano y luego, les salen las cosas cómo les sale. ¿Y qué tienen que hacer? Pues es muy sencillo, echar a la calle a los empleados que no pudieron echar los políticos y bajarles el sueldo a los que quedan, con la advertencia de que si protestan, en las oficinas del paro necesitan gente. Luego se pretende que las calles estén limpias, luego se pretende que los contenedores se limpien solos, a nadie le importa, que las calles huelan a estercoleros y que la gente que por ellas caminan, sufran infecciones víricas y se tengan que quedar en casa durante tres días para evitar seguir contaminando el ambiente callejero, pero de esto los alcaldes y alcaldesas ni se enteran, porque para eso ellos no pisan las calles hasta que de nuevo han sido limpiadas y debidamente baldeadas, esto tiene un nombre y varios sinónimos, guarrería, impudicia, desprecio a los habitantes de las ciudades y lo que es peor, indignidad es sus cargos, pero a ellos eso no les dice nada, su dignidad y su honor, hace muchos años los perdieron por el proceloso camino político que un día emprendieron. Hoy se ha descubierto un nuevo virus, un virus que hace once años salió a la calle y el pueblo llano luchó contra él con todas sus fuerzas, muchos dejaron allí parte de su salud, otros aprovecharon aquel río revuelto, para hacer su negociete aprovechando todo lo que sobró y que nadie reclamó cómo suyo, pero cuando ya no queríamos acordarnos de aquel desprestige para el país, ahora once años después, unos cuantos juececillos escuchando la voz de su amo, dictan burlesca sentencia, en la que exoneran de culpa a todos los culpables. Yo creo, que lo mejor que podrían haber hecho, es declarar inocente al gobierno y a sus proclives gobernantes y hasta se les podría haber mandado al sexto pino (ya que en el quinto, se podría estar hundiendo el Prestige,) y haber declarado reos de muerte, a los dos responsables que no supieron llevar el barco hasta Alaska y allí, que le hubieran dado…y al otro que quedaba, le dieron lo menos que le podían dar, pero yo a la Guardia Civil, la tengo en tan alto concepto, que el mandarlo a mandarlos, no creo que sea un gran castigo. Mientras tanto, aquel viejo califa, ya alejado del mundanal ruido hasta ahora, parece que descontento con todo lo que está pasando, parece que ha vuelto a dar unas cuantas clases de dignidad para quien las quiera escuchar.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario