Páginas vistas en total

miércoles, 27 de noviembre de 2013

SABOR AMARGO

Cuando lo he visto en la tele, no parecía él. Sus ojos espantados y su forma de dirigirse al congreso, eran los de una persona gravemente afectada por problemas internos, sus razones no eran de tipo personal, eran grandes problemas tratados de esconder en lo más recóndito del alma, pero me recordaron otros tiempos, aquellos en que un tal José María, le decía a Don Felipe, ¡márchese, señor González, márchese! Sólo que a don Mariano, no es sólo una persona la que le dice que se marche y él en su fuero interno, sabe que esa sería su mejor forma de dejar de sufrir. Ha contado tantas mentiras (y las sigue contando) que ni él ni sus palmeros, a pesar de que cada palabra que él dice, ellos las corroboran con grandes asentimientos de cabeza, como si esa fuera la única forma de que los televidentes, pudieran escuchar-entender sus palabras. Al parecer, el pacto entre todos los implicados, ha sido total, ¡ni un paso atrás! Y ya puede ser presidente, vicepresidenta, o el último de la fila, todos la niegan, nadie acepta lo que es de dominio público, lo mismo da que se lo digan los del escaño de enfrente, como que se lo diga la Justicia sin quitarse la venda de los ojos, aunque por eso mismo ellos levantan más la voz, para que esta sepa con quien está hablando. Un joven diputado, ha presumido de no tenerle miedo al ministro del ramo y le ha recordado que él tiene los papeles que ellos han perdido. Y estoy de acuerdo, en que aunque tengan la mayoría absoluta, tienen que escuchar ahora y siempre la voz del pueblo y si no son capaces de respetar lo que quiere el pueblo, lo mejor, es que abandonen sus problemas, que cierren el kiosco y que busquen donde ganarse el pan, para que el día de mañana, sus hijos no tengan que ocultar el nombre de sus padres. La relación de cosas mal hechas, o en contra de sus promesas electorales, es larga, es larga y dura, desde el día que llegaron al poder, no han hecho ni una de las cosa que prometieron, pero entre todas ellas, hay algunas que no prometieron y que también han hecho mal…y todo ¿a cambio de qué? ¿Qué le han prometido a los capitanes de ETA, porque lo han blanqueado con otros delincuentes de delitos de violación y asesinato,? esto no lo entiende el pueblo ¿o es dogma de fe y hay que creerlo como se cree en el dogma de los cristianos. Nos han vendido por un plato de lentejas, como no tienen alma, a nadie le duele y si el país pasa hambre o vive a la intemperie, eso no es cosa de ellos, como dijo la insigne hija del insigne padre Fabra ¡que se jodan! Aunque al parecer a la buena señora, ya se le han enfriado los humos y al parecer, ya se le va olvidando esta parte de la historia. Que los dioses repartan su perdón a quien lo merezca, las cuchillas no cortan, sólo disuaden. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario