Páginas vistas en total

viernes, 29 de noviembre de 2013

SECUESTRO EN EL MONTE TOSSAL

Bueno, tampoco ha sido así la cosa, lo cierto es que nosotros hemos llegado a la asociación de artistas alicantinos, con la intención de coger nuestro regalo de Don Ramón Rodríguez, pero Don Carlos Bermejo, nos ha raptado y en su coche hemos ido a parar al Monte Tossal, donde artistas noveles han hecho su debut ante el público de nuestra asociación, no podrán tener mejor comienzo nuestros neófitos artistas que la que han conseguido en lo más alto de Alicante. Desde muy temprano el coche del maestro Bermejo, subió las cuestas del Monte Tossal, en la trasera del coche, el perfume de las viandas con las que se iba a celebrar la inauguración y la ilusión y el trabajo de un hombre que no cesa en su porfía siguiendo con su lema, "todo por la asociación" momentos después empiezan a llegar los nuestros, no falta nadie. Juana y Paco, Ana y Ramón, al que doy las gracias por su atención navideña, la que tanto a mi marido, como a mí, nos ha llenado de ilusión,¡ muchas gracias Ramón ! Lolita y Fragar, María del Roser Caballé Benejam y esposo y un sin fin de amigos más que harían eterna esta pequeña crónica y mi intención, no es ni mucho menos el desplazar al maestro que tan bien lo hace. Con un pequeño retraso debido a los problemas para llegar del único artista hombre, que iba a exponer su obra, y cuando ya se iba a empezar con las presentaciones, por fin llegó el único, el verdadero, el genial acuarelista...José Tortosa, que acompañado de las tres damas, Modesta Alonso, Piedad Manchón y Marta Lucía Pérez, formaron el tándem de cuatro artistas para lucirse en el monte Tossal. el público asistente, escuchó la presentación del maestro Bermejo, luego fue Pilar Galán, la que dirigió la palabra al respetable y leyó dos de sus poesías. Los artistas dieron las gracias al público asistente y se dio comienzo a la degustación de vinos y sidra de la tierra, que junto con la coca de tomate y pimiento y el jamón y queso, hicieron las delicias de quien había esperado estoicamente el frío del monte Tossal. En fin como siempre una tarde agradable y en compañía de los amigos, luego les hicimos auto stop a María del Roser y a su esposo y fueron tan amables de dejarnos en la parada del bus, así pudimos llegar a tiempo de recoger el ordenador que había estado ingresado en la clínica de los ordenadores malos y con él a cuestas llegamos a casa felices y cansados, como si nada hubiera pasado. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario