Páginas vistas en total

sábado, 6 de agosto de 2011

EL SERAFICO 3ª Y ÚLTIMA

El Seráfico 1812-1871


“En la villa de Elda a veinte y tres de febrero de mil ochocientos doce: Yo, el Dr. Félix Martín, Rector de esta Parroquial Yglesia de la Gloriosa Santa Ana bauticé y puse los Stos. Óleos de la S.M.Y. a un hijo de Pedro Ganga y Teresa Ager, consortes, naturales y vecinos de la misma, a quién puse por nombre Francisco Juan. Abuelos paternos, Pedro Ganga y Ana María Vera; maternos Francisco Ager y María Manuela Conesa. Nació día veinte y dos de dho. mes y año fueron padrinos Antonio Ganga y Ana María Sempere a quienes advertí del parentesco y obligaciones._ Dr. Félix Martín, Cura"

(Libro de Bautismos que empieza en 1808 y termina en 1813, folio 147.-Archivo Parroquial de Santa Ana, Elda)

Si no hubieran viñas conocería el mundo el mérito del Seráfico"
.Emilio Castelar
"Poeta del pueblo sin estudios franciscanos.."
Azorín
"Bohemio y soñador que no sabías quién te dictó los versos que decías un milagro de Dios fueron tus dones..."
Juan Sansano
"...mas detrás de sus burlas y su vino- bien se ve al niño débil en su anhelo-con la vida por sueño y como fardo, hollando tierra, y suspirando cielo".
Francisco Mollá.
-Como el vino, a veces le impedía realizar su trabajo, también trabajó en la construcción (chapucera.) Cuando el resultado de su trabajo en cierto muro empezaba a verse, una gran tormenta se desató, El Seráfico vio peligrar el fruto de su trabajo y se dirigió al todo poderoso.

Dios inmortal que atropellas
Con frecuencia a los humanos
Haz que despidan tus manos
Piedras, rayos y centellas,
Que se caigan las estrellas
Del firmamento seguro;
Que se quede el mundo oscuro,
Que se hunda la Torreta,
Pero te pido ¿peineta!
Que no hagas daño en el muro.

-Lo mejor del Seráfico, no es lo que aquí se ha escrito !no, no! si no todo lo contrario, es lo que por hache o por be no figura en todos los libros de este ilustre poeta.

Muerte del Seráfico
30 de mayo de 1871
Acta transcrita literalmente de la original existente en el Registro Civil del Juzgado Municipal de Elda:
"En la villa de Elda y hora de las seis de la tarde del día de hoy, 1 de junio año 1871, ante don Antonio Alonso, Juez Municipal suplente y de D. José María Vera, secretario :

"Compareció don Manuel Ferrando Pérez, natural de esta villa, mayor de edad, casado, Director del Hospital de este Distrito, vecino de esta villa, manifestando que, FRANCISCO GANGA Y AGER, de 65 años de edad, natural y vecino de esta villa que fue, soltero, pobre de solemnidad, falleció en el citado Hospital de su dirección a consecuencia de un ataque de apoplejía que venía sufriendo desde que ingresó en dicho Centro. En vista de esta manifestación y de la certificación facultativa presentada, el señor Juez Municipal suplente dispuso se extendiera la presente acta de inscripción consignándose en ella además de lo expuesto y en virtud de las noticias que se han podido adquirir, las circunstancias siguientes: El dicho finado era hijo legítimo de Pedro y de teresa, consortes, naturales y vecinos que fueron de esta villa; que murió abintestato y que a su cadáver se habrá de dar sepultura en el cementerio de esta villa.-Fueron testigos presenciales D. Vicente Maestre Sempere y D. Manuel Sempere y Amat, naturales, propietarios y vecinos de esta villa. Leída íntegramente este acta e instadas las personas que deben suscribirla a que la leyeran por sí mismas, se estampó en ella el sello del Juzgado y lo firmaron el señor Juez, el declarante y testigos, de que certifico.- Antonio Alonso.- Vicente Martínez.- Manuel Sempere.- José María Vera."

-Sintiendo que la muerte quería abrazarlo con su manto, pidió la confesión.
Enfermo estoy ¡qué dolor!
Yo quisiera confesarme,
Porque veo que va a agarrarme
Vicente el enterrador,
Aunque con mucho rigor
En contra la Parca lucho
Porque me ha dicho el Perucho
A su corto parecer
Que pronto me voy a ver
En manos del Picahucho.
-Y cuando el cura fue a darle los últimos sacramentos, se lo agradeció
Mil gracias os doy, Señor
Porque dejando el altar,
Me venís a consolar
En el lecho del dolor.
De haber sido pecador
Mucho en el alma lo siento,
Y ya que en este momento
Me separo del pecado,
Creo estar purificado
Por el arrepentimiento.
-A todos pido perdón, por haberme aprovechado de su trabajo, pero estoy segura, que nuestro personaje, ciento cuarenta años después de su muerte, bien merece el homenaje. GRACIAS
pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario