Páginas vistas en total

miércoles, 26 de diciembre de 2012

COMO EMPEZÓ AQUEL AÑO

Las nubes se abrieron y la luna sin recato de ninguna clase descubrió su desnudez, aunque ellos habían tratado de esconderse, parecía que dejaban su huella en cada suspiro. La noche era cálida, más parecía noche de San Juan que de San Silvestre, búhos y murciélagos revoloteaban dejándose ver y cotilleando lo que en aquel claro del bosque se estaba cociendo, la lumbre hacía hervir la olla en la que se estaba cocinando la pócima. Cinco brujas cantaban el ritual, dos gnomos del bosque, les ayudaban en la ceremonia y el macho cabrío, atado al árbol, presidía la ceremonia. Allí cerca una historia de amor, se estaba cociendo. Luna sabía que las cinco brujas pronto le podrían llevar el brebaje que conseguiría que la noche se prolongara para siempre en el tiempo, ella había hecho la petición a las brujas del bosque y ellas la habían aceptado, le darían lo que pidió, pero a cambio, cuando él muriera, ella se convertiría en bruja y entraría en la sagrada comunidad. Se amaban. Eso lo sabían desde niños, eran bebés y ya se sentían atraídos el uno por la otra, pero como se iban haciendo mayores, el amor les iba apretando más la vida y la desesperación no los dejaba disfrutar de sus vidas, pensaron en el suicidio juntos, pero no fueron capaces. Pensaron en pactar con cualquier fuerza extra natural, pero no sabían como, la misma fuerza del amor les hacía ver lo que no existía, ella pensaba que lo iba a perder y hablando con aquella vecina, encontró la solución, si lo que le dijo era cierto, no comentó con nadie lo que hablaron, esa fue la primera parte de su contrato. Noche de San Silvestre en el bosque, cuando las nubes se abrieron de nuevo y mientras ellos descansaban de su gran noche de amor, aquella vieja, los sorprendió, su sonrisa era lo menos agradable que una mujer enamorada podía pedir para que su enamorado viera en aquellos momentos, pero la vieja, acercándose hasta donde ellos estaban, hizo un encanto y el joven enamorado cerrando sus ojos, se sumió en un dulce y profundo sueño. La anciana, se dirigió a Luna y le entregó aquella pócima, que la iba a hacer feliz para siempre…recuerda Luna, cuando él muera tú, tendrás que venir con nosotras….no te olvidesssss… Mientras el joven seguía en su ensueño mágico, Luna lo arrullaba en su pecho, su respiración acompasada, servía para hacer más cómoda la posición del joven, la noche iba entrando en lo más profundo de su ser…la voz que llamó a Luna, no era de ninguna de las brujas que conocía, más bien parecía la voz de algún ser varón pero muy pequeño…de nuevo la voz se dejó oír, Luna vio que las piñas del bosque se movían al paso del pequeño ser. El miedo la hizo dudar pero de nuevo habló aquel ser y su voz hizo que la calma volviera al alma de la joven enamorada. Mi nombre es Nadón, soy el espíritu de un antiguo jefe Minset, quiero ayudarte. Las brujas quieren engañarte, con la pócima que han fabricado, acabarán con la vida de tú amado y como en el contrato tú, te comprometes a ser una bruja como ellas, ellas te usarán como si tú fueras la bruja vieja que te ha engañado y la bruja vieja, pasará a ser una de ellas, pero si me dejas ayudarte y confías en mí, yo te aseguro, que tú felicidad durará muchos años y darás un escarmiento a esas malvadas. Sacando un pequeñísimo recipiente de su bolsillo, se lo entregó a Luna y le hizo el encargo de que al llegar la media noche, debía de poner el contenido del pequeño frasquito en el bebedizo que en su aquelarre estarían tomando las brujas. Cuando sin darse cuenta las brujas bebieron el contenido del pequeño frasquito, la luna en el firmamento las alumbró y se pudo ver que todas ellas se convertían en el malvado gobierno del país de Nolt. Feliz año a todos menos a las brujas de Nolt.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario