Páginas vistas en total

jueves, 13 de diciembre de 2012

EL REINO DE NOLT Y LOS GATOS

De todos es sabido en el reino de Nolt, que los que allí mandan, son los gatos. Nadie podría pensar que un día, llegarían a gobernar por mayoría absoluta, espero que duren muchos años, por el bien de ellos, pero hoy las ratas, les han dado un buen susto. Se habían reunido como buenos amigos, para preparar las fiestas navideñas. Unos por hache y otros por be empezaron a discutir, los gatos no se preocuparon mucho, pues con su mayoría absoluta, no había rata que se les pusiera por delante, pero las ratas, son muy quisquillosas y cuando los padres de las ratas, se enteraron de que no les iban a subir las pensiones, les dijeron a sus hijas, que estas navidades se cogieran a sus familias y se fueran a comerse la cena de navidad a otros andurriales, que la pensión de los abuelos, no daba para tanto. Se fue corriendo la voz, las familias se fueron haciendo fuertes y los familiares, aunque tenían todavía el sueldo que les pasaban los gatos, para que no levantaran la voz, empezaron a no verlo claro. Y es que cuando uno se ve dueño de todos los números, piensa que es seguro, que le tocará la lotería, pero también tuvieron que pensar, que las ratas, son grandes depredadoras de papel del Estado, y si los abuelos no tienen para ponerles la cena, buenos son los décimos de lotería. Cuando empezaron a entrar en el hemiciclo los Chorikos perrunos, las ratas y los ratones, les fueron abriendo caminos hasta sus escaños, pero un murmullo les acompañaba, era como si el agua del caldo de la sopa de la cena de noche buena, ya entonara su alegre canción…chup…chup…chup…tan sólo que si te fijabas bien, el ritmo no era alegre, era como un sonsonete que decía, gato tonto y sin compasión…llegarás al paredón…algunos de los Chorikos no hicieron caso, pero a otros les pareció que su sangre, les daba un vuelco…gato tonto y sin perdón…queremos tú dimisión…el murmullo, como tsunami al viento, iba subiendo de tono. Nadie recordaba una rebelión de las ratas, las ratas siempre han sido sumisas con los gatos y gatos los hay de muchas clases y tienen muchas formas de defenderse. Si hace falta, iremos hasta lo alto del Puig y llamaremos al Felip, él y sus gatos con bolas, nos pueden sacar del apuro, total unos cuantos ratones muertos, no los echará en falta nadie y así dejaremos claro quien tiene la mayoría y quien manda por las bolas del Felip en Nolt. Las ratas, que sólo son ratas, empezaron a pensar que los gatos, tenían más pelotas que ellas (que no tenían ninguna) y la unión que en principio hizo la fuerza, se fue diluyendo como el hielo se diluye en el vaso de refresco, cada una puso una excusa y cada una tomó un camino diferente, dejaron para otro día la visita al Triburcial Consticaliente, pensaron las pobres ratas…les daremos un poco más de cuerda y ellos solos se ahorcarán. Luego todas las tardes cuando el sol ya va cayendo, las ratas, de dos en dos, de tres en tres y hasta de cinco en cinco, pasan por debajo del árbol del ahorcado y dicen, dejad pasar el tiempo y veréis pasar el cadáver de vuestro enemigo. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario