Páginas vistas en total

jueves, 25 de octubre de 2012

CERDÁ GIRONÉS, ETAPAS Y ESTACIONES

La tarde está un poco loca, no sé si lloverá o si tendremos que quitarnos las chaquetas, pero no tenemos tiempo para pensarlo, los compañeros de asociación, van llegando y las sillas se llenan por momentos, Iborra y mí marido, sacan sillas sin parar, se ha superado la estimación de asistencia, tres, cuatro cinco filas más de sillas, pero al parecer, nadie se quiere perder la charla del maestro. Y es que quien siembra vientos…y Cerdá Gironés, ha ido sembrando una suave brisa por la vida, que a todos nos ha llenado de los suaves perfumes que su palabra sencilla y agradable, hacen llegar a los asistentes al acto como si una música escondida, nos hiciera soñar en los jardines que con tanto primor deja en su pintura. Cuando el maestro Don Carlos Bermejo, empezó a hacer la semblanza del artista, a todos se nos abrió la boca y mirando la figura del artista, escuchamos con arrobo como el presentador desgranaba su parte de la presentación, la cual terminó con un gran aplauso, cuando terminó diciendo que la charla, la iba a impartir el nuevo socio desde esta misma tarde. En su primera etapa, el maestro Cerdá Gironés empezó a hacer pasar las hojas en blanco de su larga historia pictórica y con verbo tierno y voz baja fue pasando y escribiendo en el con palabras indelebles, el silencio, en los espectadores era tal, que escuchamos vibrar aquel indiscreto teléfono móvil, pero el maestro desgranaba la historia de su vida y todos callábamos, nos habló de Madrid, de Barcelona, nos habló de toda España y nos hizo conocer tantas y tantas salas que en su vida ha visitado y expuesto su obra, su obra de maestro de la pintura y de grandísimo señor. Las hojas de su libro, seguían hablándonos de sus viajes y de sus éxitos, del tiempo pasado y de los amigos hechos por los caminos, un gran personaje, obligatoriamente, ha dejado grandes amigos. Hemos conocido a sus pintores amigos, a músicos y a políticos de enjundia y entre bastidores, hemos vislumbrado la silueta de su musa y compañera, Elena, manejando en la sombra el ordenador y dándole al maestro la seguridad en que lo que él habla y ella muestra, son la misma cosa, un ¡bravo! Por la callada compañera, Por qué sin ella, no hubiera sido lo mismo. Nos ha llevado a viajar por Hispano América, hemos visto Brasil desde lo alto del monte y nos hemos paseado por toda la tierra de los Estados Unidos, siempre acompañados de los éxitos del maestro y a veces ayudándole a portar su maletín de pintor, todos nos hemos sentido algo Cerdá Girones en nuestros corazones y es que cuando alguien habla con el corazón, es muy difícil, no llegar a las almas de los que escuchan y tú maestro, Maestro Jorge Cerdá Gironés, tienes el Don, de saber llegar a las gentes como… pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario