Páginas vistas en total

lunes, 22 de octubre de 2012

DEJA QUE ME ENAMORE MAMÁ

Ella lo conoció cuando apenas tenía doce años, él a sus treinta y nueve, todavía no había conocido mujer, el destino los empujó a uno en brazos del otro, pero el destino, no entiende de penalidades, ni de edades, ni mucho menos de problemas familiares. Y si no entiende de estas cosas, mucho menos, puede entender de leyes de ningún país. Almu, era una niña precoz, las redes sociales eran sus amigas, por ellas navegaba como capitán de embarcación por todos los océanos, no tenían secretos para ella, le gustaban los hombres maduros, ellos tenían la nota varonil que no encontraba en los jovencitos adolescentes, a quienes no interesaban las notas de madurez que ella necesitaba. Estaban destinados, sin conocerse, estaban unidos por el Heavy metal, su mundo era otro mundo diferente, cuando él entró en aquella red social, la conoció por su “nik” pero muy pronto supo que se trataba de su vecina, era apenas una niña y él era un hombre maduro, ni la distancia (que no existía) ni la edad, los ha podido separar, tan sólo la familia de ella, no estaba conforme con aquella relación, trataron de enfrentarse a aquel hombre duro, pero el los amenazó, amenazó a toda la familia y no sirvió de nada que los más cercanos a él, trataran de llevarlo al razonamiento de la diferencia de edades, empezaron a vivir el romance que pronto los llevaría a su fin. El en varias ocasiones le había propuesto a ella marcharse de aquel pueblo, donde nadie los entendía y todos estaban en contra de su amor, ella estaba dispuesta a seguirlo hasta el fin del mundo, pero encontraban la oposición férrea de su familia, a él lo amenazaron con denunciarlo ante la guardia civil, pero él ya había consultado con su abogado (compañero de cacerías) y su abogado le había dicho lo que decía la ley, si las relaciones son consentidas, con tener trece años la niña era suficiente, nadie le podía impedir ser su pareja, pero si lo acusaban de rapto…a la niña todo este jaleo le iba minando sus deseos de seguir con aquella historia, a veces él llegó a pegarle y a obligarla a hacer cosas que ella no quería. Trató de hacerle comprender, que ella todavía era muy joven, pero él, no estaba dispuesto a perder nada del terreno que ya había ganado, la amenazó, le dijo cosas horribles, ella se sintió angustiada y trató de no verlo más, nada podía parar al macho en celo, todo lo que su interior había acumulado, tras treinta y nueve años sin conocer mujer, ahora, necesitaba hacerlo salir a su exterior y demostrar que era un ser superior. Aquel día, era el día elegido por un hombre con la mente obnubilada, la hizo salir de su casa tras varias promesas, allí se iba a terminar toda la historia, ella se confió al amigo, pero un solo momento, bastó para que se diera cuenta, de las intenciones de aquel desesperado, no necesitó ir muy lejos, allí en el pueblo, disparó su arma, la niña cayó muerta en el acto, un hombre al oír el disparo, pensó que era una falsa explosión de un vehículo, pero pensó saldré y me fumaré un cigarro, al abrir la puerta de su casa, sólo llegó a tiempo de escuchar el sonido del disparo que lo mató. El hombre en su desesperación, puso en conocimiento de la guardia civil los hechos y al momento, se dio a la fuga, después de varias horas de seguir sus huellas y de tratar de ayudar a aquel desgraciado, él mismo se dio muerte, rodeado de agentes y negociadores de la guardia civil. Él hizo su justicia en la tierra, ahora falta, la justicia de Dios. Pepaherrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario