Páginas vistas en total

domingo, 28 de octubre de 2012

CUANDO NO SE ESCUCHAN LAS PALABRAS

QUISERA EMPEZAR ESTE ESCRITO, DANDO LAS GRACIAS EN NOMBRE DE TODOS A UN HOMBRE. AMANCIO ORTEGA. GRACIAS. Nadie quiere escuchar lo que es contrario a sus ideas, la razón, siempre es nuestra y cuando no lo es y necesitamos mantener una tesis equivocada, a veces, utilizamos la fuerza a nuestro alcance. Esto viene dado por un mensaje que he recibido, en el que José Luis Sampedro, no agradece al gobierno, su forma de proceder, más bien, se lo recrimina. Todos quisiéramos que al día siguiente, de haber subido al poder, el nuevo gobierno, tuviera resueltos los problemas que acucian al pueblo, pero hay que entender, que eso es un imposible, las cosas necesitan el tiempo suficiente, para cocinarse en su propia salsa. Pero también es cierto, que si la salsa cuece más de lo debido, se quema y empieza a oler mal. Esto es lo que le está pasando a este gobierno. A estos gobernantes, como no tienen criterio propio, antes de decidir los que han de hacer, tienen que visitar a sus amos y verdaderos gobernantes de Europa, para que les den el libro de instrucciones y así, sepan lo que tienen que hacer. Resulta, que ni en Bruselas, ni en cualquier otro punto de Europa, cuecen las habas, las habas de la Comunidad Europea, se cocinan en Alemania y desde allí sale el guiso que el resto de los europeos, nos tenemos que comer y además estar contentos de lo que nos dan. Para poder salir de la crisis, al parecer, existen medios más sencillos y menos dolorosos. Si se puede conseguir que el dinero expoliado al país, regrese a sus arcas, si se puede conseguir, reducir el gasto de las fantasías de algunos gobernantes, se podría recortar el gasto superfluo, no nos hace falta ningún aeropuerto, en el que no aterricen los aviones. De Terras Tímicas y sus espeluznantes historias, ya estamos hartos, pero nos sobran en España muchas televisiones, (algunas de las cuales, ni se ven) nos sobran organismos hasta quintuplicados en sus trabajos. Nos gustaría que los políticos (mientras existan) tengan la obligación de hacer públicos todos sus emolumentos, (no sólo sus sueldos) nos gustaría que en ninguna junta directiva, de empresas que hayan conseguido hacerse con la dirección de empresas del Estado, figurase ningún familiar, ni nadie con ningún vinculo con ellos. Bajo ningún concepto, el gobierno ayudará a los bancos, (ni se lucrarán de ellos los gobernantes). El dinero que se invierte en esas tristes corruptelas y que ellos se preocupan en tapar, se podría invertir en cursos para la gente que quiera mejorar su formación. Por supuesto, sin que ningún Sindicato, pudiera meter la mano en estos asuntos. Entiendo que los Sindicatos, son la fuerza de los trabajadores y deberíamos de tener unos Sindicatos fuertes y que se hicieran escuchar por los gobiernos, (no que coaccionen a sus compañeros trabajadores) tanto derecho tiene, el que quiere hacer huelga o manifestarse, como el que quiere trabajar y no me sirve eso de que luego se aprovechan de lo conseguido por los que se manifestaron. Lo único que nos han traído los sindicatos de hoy, ha sido, paro, palo y hambre. ¿Qué cantidad de su sueldo han dado sus dirigentes, para ayudar a los que pasan hambre?. ¿Se blindarán sus sueldos, para cuando los tiren a la calle? ¿Lo consentiremos?. El otro día, en un desahucio con el resultado de un hombre muerto, vimos varias veces por televisión, como un niñato con uniforme y gafas, maltrataba de hecho a personas ancianas, ¿Se le ha dicho algo? ¿O cumplió con su obligación y lo van a condecorar? Hambre, desesperación, suicidios, ¿Están ustedes señores del gobierno orgullosos? ¿Hasta cuando nos van a estar dando este menú? ¿Comen ustedes lo mismo?. Saludo con respeto a aquel hombre de noventa y cuatro años, que nombré al principio y a los demás. QUE DIOS NOS AMPARE. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario