Páginas vistas en total

sábado, 27 de octubre de 2012

TRAS LA TEMPESTAD, LA CALMA

O, no hay ni mal ni bien, que cien años dure. Ayer se amenazaban los unos a los otros, hoy parece que con la entrada del frente frio, han cambiado las tornas y todos toman sus posiciones en las trincheras, cuando era niña, alguna vez presencié alguna pelea entre niños y si uno amenazaba con decírselo a su primo el de zumosol, el otro lo hacía con decírselo a su tío el guardia, luego, poco a poco, se iba restableciendo la paz y terminaban con largas charlas en La Moncloa, todos habían ganado, mientras tanto, la gente sufre y se preocupa por lo que pueda pasar, a nadie le gusta el jaleo, pero nadie conocemos como se desenvuelven los entresijos políticos. Pero yo sigo pensando en que la Ley, es la Ley y todos tenemos la obligación de cumplirla, con mucho mayor motivo, aquel que ha jurado un cargo, para poder lograr el puesto que por su gusto (o por imposición de su partido) tiene que defender y hacer defender, si se olvidan estas pequeñas tonterías,¿ de que vivirá el pueblo? las amenazas se tienen que mantener, o se tienen que pagar, no puede ser irresponsable, el cabeza de una organización, partido político, o militar, que juegue al póker con el poder establecido y sin una triste pareja, quiera marcarse un farol, luego pedirle cartas a todos sus ciudadanos, sembrar dudas y recelos y luego hacer marcha atrás, para irse de rositas. Si don Arturo quiso cambiar su presidencia por ser el posible rey de un nuevo reino, seguro que seguirá teniendo a los palmeros que pensaban hacer carrera con él, pero el resto del pueblo, se despertará y sabrá en las próximas elecciones, en quien deposita su confianza. Y sigo pensando, que el tiempo de los políticos, está periclitando, mientras no ha habido otra cosa, la misma casta, ha hecho lo que el refrán dice, el poder corrompe, el poder total corrompe total. Ellos mismos tendrían que estudiar la forma de que se fueran preparando jóvenes, que con sus estudios y nuevos medios, sean capaces de gobernar un país, sean capaces de hacer unas cuentas claras y no permitan que nadie se quede con una parte desproporcionada del pastel, por qué lo que ellos se llevan de más y que posiblemente, sólo les sirva para ser el más rico del cementerio, a otros muchos, que se podrían aprovechar con mucho menos, les llama a su puerta el hambre. Si se obligara a banqueros y políticos sin escrúpulos a devolver el dinero que ellos mismos han decidido que es la parte que les corresponde, no importándoles, que familias enteras mal informadas, hoy tengan que decirles que no tienen derecho a nada, (no creo que exista ninguna Justicia que lo haga). Los altos responsables tal vez, estuvieran mejor mirados, pero ¿Dónde están esos dineros? Luego todo son pactos, si te has llevado quince, devuelve uno…!NO! si te has llevado, los que te hayas llevado, los devuelves todos y luego cumplirás tú condena por ladrón con alevosía. Mientras nuestro Monarca, con un gran sacrificio por su parte, se nos fue a la India, fue a buscarle trabajo al país y al parecer, algo consiguió, ¿leerían lo que escribí hace poco? Lo importante es empezar y para hacerlo, dice Mercedes Seara (en palabras de un maestro Chino) que sólo hay que dar el primer paso. Dado el primero y ejemplar paso, que se dejen de tonterías los Ministros y siguiendo el ejemplo, salgan a vender España, (esperen…esperen) que estos enseguida se apuntan y hacen como los Ingleses que han vendido a un ciudadano español, la puerta de su casa. Pero esto ya se inventó aquí hace muchos años, cuando en las puertas de los edificios, nos podíamos encontrar, desde un bar, a una relojería. Vender productos y trabajo español. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario